Menú Buscar
Vecinos de Gràcia protestan por el derribo de las casas de Encarnació / EUROPAPRESS

La suspensión de obras en Gràcia no frenará el derribo de las casas de Encarnació

La moratoria de nueva construcción y rehabilitación en el distrito no solucionará el conflicto abierto con los movimientos vecinales, pese a que la medida viene motivada por estas protestas

3 min

El concejal del distrito de Gràcia de Barcelona, Eloi Badia, ha justificado la decisión del Ayuntamiento de Barcelona de suspender las licencias de nueva construcción y gran rehabilitación en la Vila de Gràcia y parte de otros barrios ante casos como el polémico derribo de tres fincas emblemáticas de la calle Encarnació, que provocó las protestas de los vecinos de Gràcia.

Sin embargo, Badia ha reconocido que la suspensión no permitirá paralizar el derribo de las casitas unifamiliares de esta calle, convertidas ya en un icono de la lucha vecinal contra la especulación: "Cuando una licencia está dada no podemos ser retroactivos", y ha dicho que todo cuanto pueden hacer es tratar de negociar con los propietarios, con los que aseguran que siguen hablando.

El concejal ha detallado que lo que sí se catalogará en el próximo pleno municipal de enero es la "emblemática encina" que se encuentra en una de las fincas de la calle Encarnació, y que el propietario no podrá talar, tal y como tenía previsto.

Un año de moratoria

Otra de las motivaciones para impulsar la moratoria ha sido el aumento de peticiones de licencias que se han registrado a raíz de la aprobación de la reserva del 30% de nuevas promociones y grandes rehabilitaciones para vivienda de protección oficial (VPO) impulsada por el equipo de Ada Colau. Una de las medidas estrella de los comunes ha tenido hasta ahora el efecto contrario del que esperaban. Mientras la norma no ha sido aplicada, los promotores han registrado un alúd de nuevas licencias para esquivar la medida.  

El edil ha subrayado que la suspensión de licencias en la Vila de Gràcia y en parte de los barrios de la Salut, Vallcarca y en Camp d'en Grassot i Gràcia Nova durará un año, período que servirá para que el Ayuntamiento trabaje en un Plan especial de preservación urbanística y protección del patrimonio.

Revisión de patrimonio

Badia también ha recordado que la última revisión del patrimonio de la ciudad se realizó en 2015, por lo que debe actualizarse, y ha dicho que, aunque el Ayuntamiento empezará a trabajar en esta cuestión de forma inmediata, no se prevé aprobar antes de que termine el mandato: "Requiere un trabajo muy exhaustivo".