Menú Buscar
Mariano Rajoy en una imagen de archivo / EFE

El Supremo cita a declarar a Rajoy por el 'procés' y descarta al Rey y a Puigdemont

El expresidente del Gobierno será llamado para explicar sus contactos con el líder postconvergente cuando éste declaró la independencia

24.01.2019 15:48 h. Actualizado: 24.01.2019 16:02 h.
5 min

El Tribunal Supremo citará al expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para que declare como testigo en el juicio a doce de los líderes del procés independentista, que empezará a principios de febrero.

El tribunal, en cambio, rechazará la presencia en la vista del expresidente de la Generalitat fugado en Bélgica, Carles Puigdemont, así como el del resto de procesados, como por ejemplo los seis exmiembros de la Mesa del Parlamento catalán que serán juzgados en el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). Tampoco tendrá que declarar el Rey Felipe VI ni el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó. La lista de testigos se dará a conocer la semana que viene.

Fuentes jurídicas han adelantado que Rajoy será citado para declarar sobre el intercambio de cartas que mantuvo con Puigdemont cuando éste anunció su propósito de declarar la independencia de Cataluña en octubre de 2017. Algo que consideran necesario para acreditar el relato de lo sucedido en las jornadas de los hechos que la Fiscalía califica de rebelión. En concreto, Rajoy preguntó por escrito al expresidente Carles Puigdemont si había declarado la independencia o no. 

Testigos rechazados

El rechazo de la testifical de Felipe VI era previsible, ya que el artículo 411 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal exceptúa de forma expresa al monarca de la obligación de concurrir al llamamiento judicial para declarar como testigo en cualquier procedimiento.

En cambio, aún falta decidir si se accede a la petición de las defensas del expresidente de la ANC y actual dirigente de Junts Per Catalunya (JxCat) y la Crida, Jordi Sànchez, y de los exconsellers y diputados de JxCat Jordi Turull y Josep Rull, de sustituir su testimonio por el del jefe de la Casa Real, Jaime Alfonsín.

Los casos de Puigdemont y Cosidó

Repecto al expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y de la secretaria general de ERC, Marta Rovira, cuyo testimonio se solicita por la práctica totalidad de las defensas, la Sala considera que no deben comparecer en el juicio que ahora comienza al tener en cuenta su condición de procesados en el mismo procedimiento, ya que al acudir como testigos están obligados a decir verdad.

Sobre Cosidó, su testimonio ha sido solicitado por la defensa del exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y del exconseller Raül Romeva, para que explique qué intervención o conocimiento tuvo el presidente del tribunal, Manuel Marchena, en las decisiones de configuración del nuevo Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) "y los pactos políticos llevados a cabo al respecto".

Cosidó no aparece en el relato de hechos que realizan la Fiscalía y el resto de acusaciones en este procedimiento, por lo que según la Sala, no es necesaria su comparecencia en el juicio.

Mensajes de Whatsapp

La defensa de Junqueras reclama a Cosidó por un mensaje de whatsapp que éste envió a todos los senadores de su grupo, en el que se señalaba que la posibilidad, después truncada, de que Manuel Marchena, llegara a presidir el Supremo permitiría controlar "desde atrás" al tribunal del procés. Ello motivó que Marchena fuera recusado por esta parte, aunque la posibilidad de apartar al magistrado que será el ponente de la sentencia del proceso fue rechazada por la Sala Especial el pasado 14 de diciembre.

El asunto Cosidó y su vinculación con este caso es considerado algo "totalmente zanjado" por la sala de enjuiciamiento, según las mismas fuentes, que recuerdan que en el auto en el que se rechazó la recusación se dijo expresamente que los mensajes de Cosidó no fueron más que un argumentario que el político utilizó para justificar un pacto con otra formación política, en el que realizó "afirmaciones --sobre lo que desconoce por completo, el funcionamiento de la Administración de Justicia--, y que demuestra una inaptitud de raíz para conocerla por falta de los elementos más básicos de la separación de poderes".