Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ada Colau (c), con arquitectos ganadores del diseño de Superilla Barcelona / AJBCN

Colau defiende Superilla Barcelona de acusaciones de "corrupción"

El Ayuntamiento de Barcelona admite vínculos de un miembro del jurado con un ganador del concurso, pero los circunscribe a antes de 2016

3 min

El Ayuntamiento de Barcelona, que comanda Ada Colau, ha defendido hoy la pulcritud del concurso para el diseño de la superisla Barcelona de acusaciones de "corrupción" en las redes sociales, y no por parte de perfiles anónimos ni trols, sino de arquitectos con nombre y apellidos. El gobierno municipal admite que un miembro del jurado tuvo vínculos con uno de los despachos que diseñará el proyecto, pero lo circunscribe a antes de 2016. 

superilla barcelona
El tuit del arquitecto Rafael Gómez-Moriana denunciando corrupción / TWITTER

Es la respuesta del Ejecutivo local a la petición de información de Junts [leer aquí], que ha denunciado que el concurso para diseñar la peatonalización de 33 calles del Eixample, la llamada supermanzana de Barcelona, está mancillado por un presunto caso de incompatibilidad. El consistorio lo niega y subraya que el arquitecto Josep Bohigas, vocal del jurado que seleccionó a los contratistas, rompió su vinculación con una de las empresas ganadoras en 2016. 

"Se desvinculó de Bopbaa en 2016"

A preguntas de este medio, un portavoz municipal ha explicado que Josep Bohigas "es director de la agencia de planificación estratégica Barcelona Regional desde 2016, año en que se desvinculó de la empresa Bopbaa y, por lo tanto, no tiene ningún tipo de relación desde entonces". 

La misma fuente oficial ha señalado que "los concursos de Superilla Barcelona se han llevado a cabo cumpliendo todos y cada uno de los requisitos exigibles en este tipo de procedimientos y garantizando en todo momento la concurrencia pública". 

Acusaciones de "corrupción"

Las explicaciones municipales deberán convencer a los profesionales críticos, que ven incluso "corrupción" en el concurso de diseño preliminar de la superisla. Uno de los que le ha colgado esta etiqueta es Rafael Gómez-Moriana, arquitecto de ArqEstructura y profesor adjunto en la Universidad de Calgary (Canadá). 

En diversos tuits, Gómez-Moriana ha alertado de lo que él ve como malas prácticas en el concurso barcelonés por la vinculación de Bohigas con Bopbaa. Ha recordado también que "los arquitectos ponemos trabajo gratis en una competición arquitectónica. Lo mínimo que podemos esperar es que se desarrolle de forma justa y ética", ha apostillado.