Menú Buscar
La 'Súperchica europea' en su visita al Parlamento Europeo

La Súperchica europea que canta a favor de la UE

Madeleina Kay es una artista de 23 años que pide revertir el Brexit y sumar a los jóvenes de toda Europa en el proyecto común

7 min

Europa no tiene quien la mime. Pero, a partir de ahora, sí quien le cante. Madeleina Kay es la artista británica contraria al Brexit que se ha convertido en una heroína proeuropeísta. Esta chica de 23 años de Leicester es la Súperchica europea, una activista contra el populismo que pretende cohesionar el continente a base de música y humor.

La Unión Europea no es un proyecto que despierte pasiones. Kay es consciente de ello y, por esa razón, quiere luchar contra la imagen "burocrática" y de “trajes grises” que representa este, todavía, club de los 28: “Europa tiene que esforzarse en involucrar a más gente en el gran trabajo que hace. Mi traje de heroína puede ser un punto de partida para poner color y enviar un mensaje de optimismo”, explica en conversación con Crónica Global, sobre cómo surgió la idea de disfrazarse para defender la causa europea.

Libros, ilustraciones y canciones

Esta cantante, escritora y activista política utiliza todo su talento para informar, de forma amena, de todos los proyectos que salen adelante gracias a la Unión Europea. A través de sus libros, canciones e ilustraciones comunica algunas de sus preocupaciones, como las relativas al medio ambiente. “Los fondos de la Unión Europea sirven para diseñar proyectos en las áreas pobres del Reino Unido. En Sheffield —donde vive ahora— hay una ciudad verde llamada Grey to Green que medioambiental y económicamente beneficia a Sheffield. Ahora el proyecto no puede terminarse por culpa del Brexit”, relata. Y es que esta ciudad verde consta de dos millones de árboles, y representa un pulmón para esta metrópoli de 534.500 habitantes.

Una de sus canciones más emotivas es la que se llama I’m sorry we left the EU (Siento que nos vayamos de la UE, en castellano) y así reza una de sus estrofas: “Quiero empezar con una disculpa. Por todas las mentiras y las irresponsabilidades. Actuamos con miedo cuando fue la hora. Siento lo que hemos hecho. ¿Nos acogeríais de nuevo? No queríamos causar división, queremos contribuir en la misión global. Terminar con el odio, la pobreza y la guerra. Queremos volver a como eran las cosas antes”.

Frenar el Brexit

La fuerza de Madeleina no solo proviene de su disfraz sino también de su optimismo genuino. La primera vez que decidió enfundarse su vestido de heroína fue para hacer campaña a favor de permanecer en la Unión Europea durante el referéndum organizado por el entonces primer ministro conservador David Cameron. Está convencida de que, con la ley en la mano, el Brexit se puede frenar: “Claro que sí —asevera—, la Unión Europea ha dicho que el Artículo 50 de la UE [relativo a la salida de un Estado miembro] puede retirarse en cualquier momento”. No solo lo dice la ley comunitaria, sino que el mismo Parlamento británico tiene la última palabra sobre este asunto.

Madeleina Kay, conocida como la 'Súperchica europea', en una manifestación contra el 'Brexit'

Madeleina Kay, conocida como la 'Súperchica europea', en una manifestación contra el 'Brexit'

La Súperchica europea cree que el triunfo del Brexit estuvo muy condicionado por las “farsas” que se difundieron. Una de las más graves, a su juicio, la que propagó el secretario de Estado para Relaciones Exteriores, Boris Johnson, cuando aseguró que la salida de la Unión Europea significaría unos ingresos de 350 millones de libras por semana para el Sistema Sanitario Británico. “Las estadísticas han desmontado esta estadística”, remacha la joven.

Las consecuencias del Brexit ya han tenido impacto sobre la economía pese a que aún no se ha hecho efectiva la salida. El desplome de la moneda a mínimos históricos, la subida de su déficit comercial y la salida de empresas de territorio británico son algunos de estos efectos negativos que atraviesa el país. Por no hablar de otros problemas relativos al aumento de los delitos de odio. En los días posteriores al referéndum, se registraron ataques contra centros de la comunidad polaca, inmigrantes indios y musulmanes en numerosas ciudades del país. De los 3.886 de 2015 en el mismo mes se pasaron a los 5.468 en 2016, según los datos oficiales del Reino Unido.

Los otros Brexits

En distintos países de la Unión Europea han surgido fuerzas y movimientos que amenazan el proyecto comunitario, pero de momento solo el Brexit y la victoria electoral de Donald Trump en Estados Unidos han representado las mayores sacudidas para la estabilidad del Viejo Continente. “El populismo no es aún una amenaza real para la Unión Europea”, dice Madeleina, que recurre de nuevo a su optimismo.

La 'Súperchica europea' junto a su perro y un amigo en Bruselas

La 'Súperchica europea', junto a su perro y un amigo, vestidos para la ocasión 

Por lo que respecta a la situación en Cataluña, la heroína anti-Brexit la equipara al anhelo secesionista de Escocia: “Creo que tenemos que permanecer juntos y unidos si queremos combatir los problemas globales. La independencia conllevaría una serie de quebraderos de cabeza burocráticos interminables como los aranceles, que pondrían en riesgo la economía. También alimenta el racismo y la intolerancia”.

Madeleina quiere sumar a su causa todos aquellos jóvenes del continente que no creen en las fronteras y, su forma de hacerlo, es a través de su talento y creatividad. Arte contra "farsas", como dice ella.