Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Joan Subirats, ministro de Universidades / EUROPA PRESS

Subirats pide a la Generalitat que obedezca al TSJC y garantice el 25% de las clases en castellano

El ministro de Universidades considera que este modelo lingüístico supone una "ventaja indudable" y cree que "ha funcionado perfectamente" en Cataluña

4 min

Joan Subirats, el ministro de Universidades, considera que la inmersión lingüística en Cataluña “ha funcionado perfectamente y ha sido un instrumento de cohesión social de valor incalculable”, pero insiste en que la Generalitat debe cumplir las sentencias del TSJC que obligan a impartir, al menos, un 25% de las clases en castellano

"Lo que tiene que hacer la Generalitat es cumplir la sentencia y buscar las fórmulas para que eso se cumpla. No tengo los datos suficientes para saber si se está cumpliendo, pero imagino que en eso están", ha explicado el ministro en una entrevista ofrecida a Efe.

Considera la inmersión "una ventaja"

No obstante, el ministro defiende la inmersión lingüística y considera que "ha funcionado perfectamente". En este sentido incide en que este modelo educativo “ha evitado que se generara la lógica de dos comunidades lingüísticas y, por tanto, ha permitido evitar cosas que para mí habrían sido terribles, como que en el patio jugaran al fútbol los del catalán contra los del castellano. Esto no ha pasado", ha asegurado Subirats.

A su juicio, este modelo lingüístico supone una "ventaja indudable del sistema, otra cosa es que pueda haber lugares o sitios en los que se necesite más presencia del catalán o del castellano". Aunque Subirats insta a la Generalitat a obedecer a las sentencias, el ministro insiste en que el número de denuncias contra la inmersión lingüística ha sido bajo. “Si uno ve el nivel de denuncias que ha habido, en comparación con el número de alumnos que hay -no es que haya que pasarlas por alto-, el nivel de ruido habría sido mucho más alto" , ha concluído. 

Invertir el 1% del PIB en universidades

Por otra parte, Subirats ha reivindicado que la inversión pública en las universidades deberá aumentar "como mínimo" al 1 % del PIB de aquí a 2030, una exigencia que se incorporará al nuevo texto de la Ley Orgánica del Sistema Universitario. En caso de que se incumpla este compromiso financiero, el ministro de Universidades sugiere acudir al Tribunal Constitucional.

"No me veo capacitado de presentar un proyecto de ley que pretenda ser novedoso y que sitúe a la Universidad española en el escenario de un cambio de época si al menos no viene acompañado de un 1 % de inversión pública", afirma Subirats, que sustituyó a Manuel Castells hace dos meses tras su renuncia al cargo por cuestiones de salud.

Solo se invierte el 0,7% del PIB

En la actualidad la inversión pública en las universidades se sitúa en el 0,7% del PIB. No obstante, en 2021 aumentó en 1.202 millones de euros, lo que supone un 7,2 % superior a la inversión de 2020. El 77 % de la financiación de las universidades procede de las administraciones autonómicas, el 6 % procede del Estado y el resto de la captación de fondos que hacen las propias instituciones de educación superior.