Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Manuel Valls encabezó la coalición Barcelona pel Canvi-Ciutadans al Ayuntamiento de Barcelona / EP

Sospechas en torno a las cuentas electorales de Manuel Valls

El Tribunal de Cuentas ha detectado que la coalición Barcelona pel Canvi-Ciutadans no declaró gastos por valor de unos 190.000 euros

3 min

Bajo sospecha. Así están las cuentas electorales de la coalición Barcelona pel Canvi-Ciutadans, que Manuel Valls encabezó al Ayuntamiento de la ciudad en 2019. Al menos, eso se desprende de un informe del Tribunal de Cuentas.

El fiscalizador manifiesta que de la información facilitada por la coalición y los proveedores se observa "la existencia de gastos electorales no declarados en la contabilidad presentada por un importe de 189.497,15 euros", informa Metrópoli Abierta.

La Ley de partidos

Del importe no declarado, un total de 188.867,15 euros han sido facturados y abonados por la asociación Barcelona Capital Europea. Se trata de la plataforma que el propio Valls presentó en septiembre de 2018 para las municipales de mayo del año siguiente, antes de firmar su coalición electoral con la formación de Inés Arrimadas.

El Tribunal de Cuentas considera que Barcelona pel Canvi-Ciutadans incumplió lo dispuesto en la Ley orgánica sobre la financiación de partidos políticos. La norma no permite aceptar que, de forma directa o indirecta, "el coste de las adquisiciones de bienes, obras o servicios" o de "otros gastos que genere la actividad de los partidos políticos" sean sufragados por tercerasa personas. Según el organismo público, ello "constituye una irregularidad sancionable".

Alegaciones de Ciutadans

Barcelona pel Canvi-Ciutadans presentó alegaciones al informe del órgano fiscalizador. Sobre los 189.497,15 euros no declarados, el administrador de la coalición alega que no pueden ser considerados gastos electorales. No obstante, el Tribunal de Cuentas sostiene que de los conceptos facturados se desprende que "deberían haber sido declarados por la coalición y facturados por la misma y no por la asociación". Ciutadans también presentó alegaciones por su cuenta.

Ambos formaciones políticas se desligaron en junio de 2019 por el apoyo de Valls a la investidura de Ada Colau. Según el informe, el partido naranja asegura "no haber tenido conocimiento con anterioridad de los gastos electorales no declarados" y que los dispendios atribuidos a la coalición "es fruto de la confusión entre las actividades de la asociación con las de la coalición". Manifiresta que, de haber tenido conocimiento de su existencia, no los habría autorizado.