Menú Buscar
El presidente de Societat Civil Catalana (SCC), Fernando Sánchez Costa / EUROPA PRESS

Societat Civil rechaza la mesa de Gobiernos que pide ERC: "Está fuera del marco constitucional"

La entidad avisa recuerda que para ello ya están "los Parlamentos y los mecanismos previstos" en el Estatut y la Carta Magna

4 min

Societat Civil Catalana (SCC) ha expresado su rechazo al pacto de PSOE y ERC para desbloquear la investidura de Pedro Sánchez como nuevo presidente del Gobierno. La entidad constitucionalista no está dispuesta a aceptar la creación de una mesa de diálogo bilateral entre el Gobierno español y el de la Generalitat que, a su juicio, se situaría "fuera del marco institucional y constitucional" para abordar la situación causada por el procés independentista catalán. 

SCC pide estar presente "en cualquier negociación sobre el futuro" de esta comunidad autónoma "para que tengan voz civil los millones de catalanes invisibles durante años". "Que quede claro: no dejaremos que el separatismo se apropie de la que también es nuestra tierra", señalan en sus redes sociales.

"Con los constitucionalistas no se juega", añade la organización, recordando que "las verdaderas mesas" de diálogo son "los Parlamentos y los mecanismos previstos en el propio Estatut y la Constitución".

"Nos duele"

El presidente de SCC, Fernando Sánchez Costa, reconoce que el pacto de PSOE y ERC para desbloquear la investidura de Sánchez --que se someterá a votación de la militancia de los republicanos este jueves-- "nos duele", porque impide la posibilidad de "un gran acuerdo en favor de la centralidad constitucional".

Sánchez Costa, no obstante, constata como única noticia positiva el hecho de que el acuerdo supone "de facto la renuncia de ERC al procés y a la independencia inmediata"

Por su parte, el vicepresidente de la entidad, Xavier Marín, considera que "en este momento" existe "un nicho de mercado" en Cataluña y en el resto de España: el de una izquierda "sin veleidades nacionalistas" y "no consentidora de los caprichos y amenazas secesionistas".