Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El director de la ILC, Oriol Ponsatí Murlà / EP

La Sindicatura de Cuentas carga contra las descalificaciones de Oriol Ponsatí

El director de la Institución de las Letras Catalanas ha cuestionado en público el informe sobre la exconsejera de Cultura

4 min

El síndico Jordi Pons ha dicho basta a las continuas descalificaciones del director de la Institución de las Letras Catalanas (ILC). El miembro de la Sindicatura de Cuentas ha pedido este jueves al presidente de la Generalitat, Quim Torra, y a la consejera de Cultura, Mariàngela Vilallonga, que desautoricen a Oriol Ponsatí-Murlà por "cuestionar de forma vehemente" la institución.

En la presentación del Informe de Fiscalización 2/2020 correspondiente al ejercicio de 2018, Pons ha lamentado que Ponsatí-Murlà ponga en duda el trabajo de la Sindicatura. Pons se ha referido en concreto a este apunte en Twitter del gestor: "Esto será mañana a las 12, y se podrá ver en directo. Tengo que advertir que esta comparecencia está basada en hechos reales que pueden herir la sensibilidad de algunos espectadores. Especialmente la de algún síndico en funciones de la Sindicatura".

Informe sobre Laura Borràs

El informe analiza las cuentas de la ILC en el periodo 2016-2018, cuando lo dirigía Laura Borràs, diputada de JxCat en el Congreso. El examen constata contratos menores sucesivos a cinco adjudicatarios que van contra la normativa y fraccionamiento de contratos.

El profesional ha llegado a afirmar: "Me preocupa que no se hayan desautorizado estos ataques por instancias superiores. Hablo de la consellera de Cultura y del presidente de la Generalitat".

El síndico pide "amparo"

Pons, que se ha mostrado muy dolido personalmente, ha considerado que se trata de un mensaje impropio de un alto cargo, por lo que pide "amparo para la institución y los trabajadores de la institución". Ha censurado tuits anónimos y de periodistas criticando a la Sindicatura, aunque ha considerado que no es lo mismo que un tuit de un alto cargo de la Generalitat: "Creo sinceramente que el señor director de la ILC ha cuestionado la independencia de la Sindicatura".

Asimismo, ha denunciado que las alegaciones de la ILC al informe tienen "alguna frase que es tan ofensiva que es vomitiva", en las que acusa a la Sindicatura de cosas muy graves. Solo les falta a estas alegaciones meterse con su madre, ha remachado Pons.

Fraccionamiento de contratos

Ha sostenido que este informe es un "auténtico best seller" al haber sido descargado hasta 3.899 veces, y ha criticado que muchos no lo han leído, otros no lo han entendido, otros lo han comprendido perfectamente y otros "lo han usado políticamente para cuestionar a la sindicatura".

Ante las críticas vertidas sobre informe, el síndico ha defendido que el análisis del fraccionamiento siempre se hace del mismo modo, mientras que sobre el análisis de distintos años también es algo habitual: "La Sindicatura siempre va hacia atrás y hacia adelante". Por último, Pons ha remarcado que los informes siempre son de fiscalización, no investigaciones judiciales: "No corresponde a la sindicatura, sino a los tribunales, determinar si una conducta es constitutiva de delito".