Menú Buscar
Menores extranjeros no acompañados (MENA) en una comisaría de los Mossos d'Esquadra de Barcelona / EFE

Sindicatos de los Mossos denuncian a la Generalitat por el abandono de menores

Los agentes señalan que los MENA duermen en el suelo y se alimentan de la comida que les proporcionan los policías

3 min

El Sindicat de Policia de Catalunya (SPC) y el Sindicat de comandaments (COPCAT) ha interpuesto una denuncia ante la Fiscalía Provincial de Barcelona a la Generalitat por presunto abandono de menores.

Parte de la policía catalana recoge en un escrito que han advertido de manera pública y que han presentado diferentes requerimientos a la Direcció General d'Atenció a la Infància i l'Adolescència (DGAIA) en los que exponen la delicada situación en la que los menores no acompañados (MENA) aún continúan pernoctando y viviendo en pésimas condiciones en las diferentes comisarias de los Mossos d'Esquadra.

Situación de precariedad

Los dos sindicatos han argumentado que no les ha quedado más remedio que recurrir a la denuncia ante la Justicia, ya que consideran que DGAIA estaba negando de manera reiterada la situación de precariedad que viven los menores no acompañados.

Los agentes reconocen que la situación es muy compleja, pero que existen más soluciones que las que se está adoptando ahora, donde los MENA están durmiendo en el suelo y alimentándose de la comida que la policía autonómica les compra.

Sin control

Ya la semana pasada, el Govern admitió que existían un millar de MENAS que escapaban de su control. El consejero de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir el Homrani se justifica argumentado que es un problema que heredan de la pasada legislatura.

Durante el 2017 se supone que a Cataluña llegaron un total de 1.489 adolescentes extranjeros sin referentes familiares. Además, Entre enero y junio del 2018, llegaron otros 1.011. Por lo tanto, en los últimos 18 meses han llegado a a territorio catalán 2.500 menores no acompañados.

Culpar a Andalucía

También se han manifestado en contra de la gestión del Govern los trabajadores de los centros residenciales de acción educativa (CRAE)​, dependientes de la DGAIA, en los que denuncian la saturación de los centros, la precariedad laboral y los episodios de violencia sufridos.

Cabe destacar que Dolors Bassa, la antigua consellera de Asuntos Sociales, culpó a la Junta de Andalucía de derivar a los MENA a Cataluña, algo que los expertos apuntan inexacto ya que llegan directamente de Marruecos.