Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Rafael Ribó, defendiendo su gestión como Síndic de Greuges en la conferencia 'El Estado de los derechos'

El Síndic Ribó vuelve a alinearse con el Govern y rechaza la sentencia del 25% de castellano

El equivalente al defensor del pueblo en Cataluña cree que "los auténticamente bilingües" son los alumnos catalanohablantes e insiste en su defensa de los dirigentes del 'procés'

Ricard López
6 min

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha vuelto a salir en defensa del Govern en su rechazo a aplicar la sentencia, firme y de obligado cumplimiento, del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que ordena impartir al menos un 25% de las clases en castellano en el sistema educativo de la Generalitat de Cataluña.

El equivalente al defensor del pueblo catalán se ha mostrado de nuevo partidario de la inmersión lingüística monolingüe obligatoria en catalán, declarada ilegal por la justicia, y ha cargado por ello contra el Poder Judicial. A su modo de ver, resulta cuestionable que se imparta al menos una asignatura en castellano a parte de la propia asignatura de esta lengua: "No es un tema de porcentajes, es un tema de aprendizajes", ha manifestado, admitiendo no obstante que se tiene que "garantizar el aprendizaje de las dos lenguas".

Ribó, en cambio, no ha dirigido ningún reproche al Govern por haber aprobado un decreto ley para "inaplicar" y evitar de forma expresa esos porcentajes de obligado cumplimiento por sentencia firme en la conferencia El Estado de los derechos, en la que ha hecho balance de su propia gestión. A su modo de ver, "no es posible un cambio brutal en la orientación pedagógica" como la que plantea dar al menos un 25% de clases en castellano.

"Los bilingües son los de habla catalana"

Según Ribó, un estudio del propio Síndic sobre la inmersión "demuestra que los auténticamente bilingües" en Cataluña son los alumnos "de habla catalana". A su modo de ver, el monolingüismo escolar en catalán es necesario para evitar "dejar en segundo plano a quienes no tienen acceso a la lengua catalana, porque tienen más acceso a la castellana", sin plantearse el caso de que esto pueda ocurrir a la inversa también.

Ribó, asimismo, ha apuntado que "no tiene perdón quien usa la lengua demagógicamente y de forma partidaria", aludiendo al parecer, de forma velada, a la oposición constitucionalista que rechaza la inmersión impuesta por la Generalitat en las tres últimas décadas.

El dirigente nacionalista ha reclamado mayor presencia del catalán en otros ámbitos de la sociedad: "Hay que ir más allá de las escuelas: por ejemplo en el ámbito judicial, donde no se llega al 10%, las Fuerzas de Seguridad, el cine, las plataformas, los festivales, como por ejemplo los de de verano" --eventos de ocio sobre los que ha sugerido se haga una "estadística" de usos lingüísticos--. Además de criticar al Gobierno español por "inversiones que no se hacen", según él.

Defensa de los dirigentes del 'procés'

Ribó, tras casi 18 en el cargo y su mandato caducado desde hace más de dos, ha insistido en su acérrima defensa de los dirigentes del procés secesionista. A su modo de ver, "desde 2017 hasta hoy no es normal que tengamos indultos parciales bajo amenaza, diputados y consellers que serán juzgados, gente en exilio como el presidente Puigdemont y quienes están en Bruselas, o que se persiga con sanciones de millones de euros a dirigentes".

El Síndic considera que no se debería juzgar ni condenar a estos mandatarios por sus desafíos al Estado de los últimos años, pues según él éstos deberían resolverse por lo que denomina "vía política", y no la judicial. Lejos de dirigir, en este sentido, reproche alguno a los dirigentes secesionistas, Ribó ha recordado que, como ponente de la asamblea parlamentaria de Consejo de Europa, planteó siete recomendaciones para defenderles, algunas de las cuales "pedían reformar el delito de rebelión y de sedición, que no se persiga a quienes están fuera, que no haya procedimientos judiciales, el fin del que hay en el Tribunal de Cuentas, que no se persiga por ideas, y un diálogo efectivo". "De estas siete recomendaciones, sólo se ha cumplido media", ha lamentado.

Críticas a la oposición por pedir su marcha

Ribó, asimismo, ha defendido la perdurabilidad de su mandato caducado criticando, de nuevo de forma velada, a parte de la oposición en el Parlament: "Hay quienes por intereses partidistas han intentado que tirara la toalla. Un cargo de ombudsman no se puede dejar hasta que no se haya elegido sucesor”, ha dicho, reivindicando el aval de las formaciones políticas que lo amparan.