Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El Síndic de Greuges, Rafael Ribó / EP

El Síndic Ribó quiere investigar "la presencia de la extrema derecha" en los cuerpos policiales

El equivalente al defensor del pueblo catalán dice haber "recibido respuestas positivas" de la Consejería de Interior de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona para hacer un informe al respecto

5 min

El Síndic de Greuges, organismo equivalente al defensor del pueblo en Cataluña, ha recomendado a las diversas Administraciones investigar la posible presencia de la "extrema derecha" en los cuerpos policiales y de seguridad.

La entidad encabezada por Rafael Ribó llama a tomar cartas en el asunto a raíz de varias "noticias sobre comportamientos y actitudes peligrosas respecto al sistema democrático de algunos miembros de las fuerzas armadas", basándose en tres casos: la declaración de desagravio de 181 militares retirados contrarios a la exhumación del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos; la existencia de "varios chats" donde militares en la reserva compartían mensajes ultras; y las imágenes de varias personas haciendo el saludo fascista en una casa cuartel durante una fiesta en el día de la Inmaculada Concepción.

El 'procés' y el "a por ellos"

El Síndic, asimismo, equipara tales situaciones con "determinadas actuaciones de la Guardia Civil que se podrían atribuir a prejuicios ideológicos vinculados a la extrema derecha", todas ellas denunciadas desde el independentismo: como por ejemplo los cánticos de "a por ellos" de algunos agentes ante las protestas en su contra durante el referéndum ilegal de secesión de Cataluña del 1-O de 2017; los "atestados como los que evaluaron el papel de los Mossos d'Esquadra por su actuación en ese mismo año"; o "el discurso del director general de la Guardia Civil en la casa cuartel de Sant Andreu de la Barca en octubre de 2019", donde se mostró crítico con el procés.

Según el Síndic, "a raíz de estas publicaciones, resurgió el debate sobre la presencia de la extrema derecha dentro de los cuerpos policiales y las fuerzas armadas o sobre una posible politización de algunos de los miembros que forman parte". 

Actuación de oficio

Tras esos y otros casos, el Síndic ha asegurado que abrió una actuación de oficio para estudiar la situación, de cuyas conclusiones se deriva la propuesta a las administraciones de investigar la presencia de "extrema derecha" en los cuerpos de seguridad, o "la politización de algunos de estos sectores, lo cual podría atentar contra la legalidad vigente".

Según ha indicado el Síndic, el Departamento de Interior de la Generalitat se habría comprometido ya a elaborar un estudio similar al alemán para evaluar las 217 organizaciones policiales existentes en Cataluña, tras la constitución del nuevo Govern.

El Ayuntamiento de Barcelona también habría aceptado, según el Síndic, el compromiso de coordinarse con el Interior de la Generalitat para poner en marcha el estudio.

La recomendación del Síndic de investigar a los cuerpos de seguridad viene a raíz de un informe similar que ya se presentó en Alemania el año pasado, tras el incremento de casos protagonizados por extremistas dentro de las fuerzas policiales y militares.

Estudiar "a fondo las actuaciones incorrectas"

La entidad liderada por Ribó sugiere ahora identificar posibles núcleos de extrema derecha, como mínimo, en los Mossos d'Esquadra y en policías locales, y ha sugerido la colaboración entre el Ministerio de Interior y Defensa con los gobiernos catalán, vasco y navarro, que tienen policías autonómicas, y con los gobiernos municipales. Con ello, la recomendación de investigar a la extrema derecha se alarga también para la Ertzaintza y la Policía Foral de Navarra.

No obstante, el Síndic ha aclarado que, dentro de la normativa actual, es difícil encajar una vía legal para hacer una investigación directa de la extrema derecha, porque no se penaliza ni esta ni ninguna otra ideología.

Por eso, ha propuesto analizar hasta qué punto se cumple la neutralidad política de los cuerpos de seguridad, y ha explicado que se deberían estudiar "a fondo las actuaciones incorrectas", pero no como casos aislados, sino desde una mirada "global".