Menú Buscar
El concejal del Ayuntamiento de Barcelona y ex primer ministro francés, Manuel Valls / EP

¿Será Manuel Valls el nuevo ministro del presidente… Macron?

El actual concejal de Barcelona se ha volcado en la política francesa con un apoyo total al mandatario galo

6 min

Manuel Valls está entusiasmado con Emmanuel Macron. Sigue al detalle todas las decisiones del presidente francés y en los medios franceses ha señalado que no se descarta para ningún cargo ni ninguna función en la política gala en los próximos años. Ahora es concejal en el Ayuntamiento de Barcelona, con su partido Barcelona pel Canvi, su equipo señala que sigue al pie del cañón y que, de hecho, se sigue valorando todas las posibilidades para constituir una candidatura de cara a las elecciones autonómicas catalanas. Pero Valls, aunque con algunas incursiones en la política española, mira a Francia.

Su complicidad con Macron es grande, después de un distanciamiento inicial. En diversas entrevistas y comentarios con medios franceses, como Le Parisien, Le Monde o Figaro refleja sus expectativas políticas. Las expresiones son claras: quiere ser “útil para los franceses”, el debate francés le apasiona, y nunca ha estado en el “exilio”, porque viaja a menudo a París, mantiene contactos y relaciones con los principales actores de la vida política francesa, y, en especial, con Macron, con quien señala “contactos regulares”.

Apoyo al líder galo

Eso ha despertado el interés en Francia, aunque los medios contactados señalan que Macron no tiene intención “en estos meses tan difíciles, con el problema sanitario del Covid-19, de afrontar un cambio ministerial”. La cuestión es que Valls tiene su cabeza, estas semanas, en París.

 

No dudó Valls en aplaudir la labor de los sanitarios en Francia, poco antes del discurso de Macron, y comentar su último discurso en la televisión francesa, donde anunció que el confinamiento se alargaría hasta el 11 de mayo. “A la altura del desafío, cercano a los franceses”, señaló el concejal del Ayuntamiento de Barcelona en su cuenta de Twitter. En ella sigue de cerca el debate francés, animando y con comentarios constantes sobre la actualidad del país vecino.

Firmeza frente a Le Pen

Uno de sus valores en estos momentos es su firmeza. Los mismos miembros del Ejecutivo francés, bajo la órbita del presidente de la República, han destacado que Valls puede ser útil de cara a las presidenciales de 2022, para hacer frente a la extrema derecha de Marine Le Pen. Su experiencia como ministro de Interior en momentos que pueden ser complicados, sería importante para Macron. Sin embargo, por esa misma razón, Valls puede ser también un obstáculo para mantener o extender la influencia de Macron en el electorado de izquierdas.

Manuel Valls, concejal de Barcelona / EFE
Manuel Valls, concejal de Barcelona / EFE

Todo eso se debate en algunos círculos políticos y periodísticos franceses, con Valls en una situación compleja, con poco margen de maniobra en España, sin capacidad ahora de ser decisivo en el Ayuntamiento de Barcelona, donde la alcaldesa Ada Colau aprobó los presupuestos con ERC, y también con el concurso de JxCat, además del concurso del PSC.

Unidad en España

En todo caso, Valls mantiene su interés por la política española, con apelaciones constantes a la unidad. En un reciente artículo en El País pedía que Pedro Sánchez y Pablo Casado fueran capaces de llegar a grandes acuerdos: “En España, de momento, constatamos que se ha ahondado la división política y territorial. Por esta razón, me dirijo con el máximo respeto a los dos principales líderes políticos de este país, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición y presidente del Partido Popular, Pablo Casado, para pedirles liderazgo y responsabilidad”.

Entre dos aguas, y tras comprobar que en España sus consejos y su ascendencia se dejan de lado, Valls vuelve a mirar hacia París. Puede tener otra oportunidad en el país donde, de hecho, ha desarrollado toda su carrera política, hasta llegar a ser primer ministro bajo la presidencia de François Hollande, durante la cual Emmanuel Macron ejercía como ministro de Economía.