Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, reunido con el 'conseller' de Salud, Josep Maria Argimon / EFE

SCC acusa a la Generalitat de poner en riesgo la salud por "sectarismo lingüístico"

La entidad constitucionalista denuncia el monolingüísmo del Govern y la exclusión del castellano, lengua cooficial en Cataluña, en sus comunicaciones incluso en plena pandemia

Ricard López
3 min

Societat Civil Catalana (SCC) ha acusado este jueves a la Generalitat de "sectarismo lingüístico" en su gestión de la pandemia de coronavirus, al emitir, por ejemplo, "todos sus comunicados de sanidad pública exclusivamente en catalán", a pesar de que el castellano es lengua cooficial en la autonomía.

La entidad constitucionalista afirma en un comunicado que "esto conlleva desinformación y desamparo" en una parte de la población catalana, lo que "pone en peligro" su salud.

"Riesgo para la salud pública"

"Si es grave para la vida de una persona no recibir la información de su salud en su propia lengua, en el contexto de la actual pandemia puso y pone en grave riesgo la salud pública", ha avisado.

Según SCC, la Generalitat "hurta información clave de salud pública a más de medio millón de ciudadanos mayores residentes en Cataluña que declaran no saber leer catalán, que difícilmente podrán cumplir las mínimas normas de salud pública".

Monolingüismo catalán

"Actualmente son frecuentes las quejas porque toda la información oral --la megafonía-- y escrita, hasta la publicidad, de CatSalut, ayuntamientos, diputaciones, medios y transporte público, es exclusivamente en catalán", señala la entidad.

La entidad presidida por Fernando Sánchez Costa ha destacado que su Observatorio de la Convivencia Lingüística está registrando quejas ciudadanas por esa falta de bilingüismo en la Administración catalana, por lo que ésta misma "pone en peligro la salud de los ciudadanos".

Peticiones

SCC reclama que la información pública de toda la Administración de Cataluña se comunique en las lenguas oficiales y mayoritarias de la ciudadanía, y al menos en una lengua internacional.

Pide también que las traducciones sean supervisadas por personal cualificado en terminología médica, epidemiológica y de salud pública --evitando traductores automáticos--, y que los poderes públicos catalanes "dejen las prácticas monolingües y se abran al mundo global".