Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Santi Vila durante un interrogatorio del juicio del procés / EUROPA PRESS

Santi Vila pone su piso de Figueres como aval por la demanda de las obras de Sijena

El 'exconseller' asume una fianza de 216.000 euros por un supuesto delito de desobediencia al no devolver las piezas al monasterio

2 min

Santi Vila avala con su piso de Figueres la fianza del juicio por no devolver las piezas al monasterio de Sijena. El exconseller de Cultura está acusado de un presunto delito de desobediencia de la orden judicial de devolver 44 piezas del convento que estaban en el museo de Lleida y por el delito de usurpación de atribuciones judiciales.

Según avanza La Vanguardia, presentará las escrituras del piso en el Juzgado de Instrucción número 3 de Huesca esta mañana, como garantía de los 216.000 euros de fianza dictados durante la interlocutoria de los juzgados el 5 de diciembre de 2019. El exconseller ya compareció hace un año ante la jueza para depositar 108.000 euros en metálico, facilitados por amigos y colaboradores.

Juicio por las obras de Sixena

La demanda fue presentada por el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena al no devolver al municipio las piezas artísticas expuestas en el museo ilerdense. En la causa donde está imputado Santi Vila también está implicado su sucesor en el Departamento de Cultura, Lluís Puig, acusado de desobediencia y solicitándose una fianza por parte del juzgado instructor de 88.000 euros.

Santi Vila ha considerado la cantidad de la fianza “un despropósito”, por el hecho de que la fiscalía tan solo le reclamó una multa de 5.940 euros por desobediencia. No obstante, el consistorio de Villanueva de Sijena pide 11 meses de prisión y una multa de 162.000 euros, en una causa en la que el Gobierno de Aragón no se ha personado.

Cultura deja solo a Vila

El exconseller solicitó al Departamento de Cultura y al Govern que se hicieran cargo de su defensa. Santi Vila recibió una doble negativa de sus antiguos socios del Ejecutivo catalán.

La caja de solidaridad, creada para pagar los gastos judiciales de los políticos independentistas, también rechazó hacerse cargo de los costes del caso de Santi Vila. Aunque sí asumió la fianza del exconseller Lluís Puig.