Menú Buscar
Santi Vila, en una imagen de archivo / EFE

Santi Vila: "Me jugué la carrera y la perdí"

El exconsejero de la Generalitat condenado por el Supremo pide elecciones catalanas para medir el sentimiento nacionalista

21.10.2019 08:19 h.
5 min

"Me jugué la carrera y la perdí". Estas son las palabras con las que Santi Vila, condenado a multa de 10 meses e inhabilitación por el Tribunal Supremo, ha resumido su posición como intermediario entre el Gobierno de Mariano Rajoy y el de Carles Puigdemont, poco antes de que el expresidente de la Generalitat declarara unilateralmente la independencia

El que fuera exconsejero de Empresa y Conocimiento del Govern en 2017 se ha mostrado convencido de que, en los momentos previos a su dimisión, había una voluntad de entendimiento entre los políticos nacionales y catalanes. Sin embargo, ese "sentimiento mayoritario" que quería "evitar el choque institucional" fue superado por el contexto. 

"Se nos llevó la ley por delante"

En una entrevista concedida al diario El Mundo, Vila ha explicado el momentum como un cara a cara entre los sectores "más incapacitados para estar serenos" dentro de los partidos "se dejaron llevar por la corriente" y, "en consecuencia, se nos llevó la ley por delante". Ha definido a estos sectores como aquellos "más cercanos a las dinámicas de partido" y "más condicionados por el ruido de Twitter y de las redes sociales", sobre todo haciendo referencia a aquellos que formaban parte del Ejecutivo nacional. 

El exconsejero condenado por un delito de desobediencia ha declarado que, en el otoño de 2017, "no se daban" las condiciones para poder llegar a acuerdos y que el Gobierno de Rajoy no tuvo "suficiente coraje" ni "suficiente músculo político" para enviar un mensaje de calma "que ayudara a empoderar a los moderados". En este sentido, ha recomendado al Ejecutivo de Sánchez que coja "el toro por los cuernos" y que se enfrente a los problemas que surgen de Cataluña "en serio, no sólo desde la retórica o desde el interés partidista". 

Elecciones en Cataluña

Preguntado por una posible solución para la "fractura" social en la comunidad, Santi Vila ha defendido por una estrategia que consiga "que impere la razón y no la emoción". El político ve "evidente" que se produzcan elecciones en Cataluña --después de las generales, el 10N-- que "permitan a los ciudadanos confirmar o a revocar algunos de los planteamientos políticos que se están haciendo ahora". Unos planteamientos que, en su opinión, "no tienen la autoridad moral y política suficiente para hacerse". 

También se ha referido a la situación de los líderes del procés, condenados a prisión, como un obstáculo para "desinflamar" y "destensar" la realidad política catalana. "Tener políticos en la cárcel no ayuda y, por lo tanto, será muy difícil que esta herida que está sangrando, como estamos viendo estos días en Barcelona, se supere si tenemos políticos en la cárcel", ha declarado. 

Torra, el activista

Respecto a los disturbios vividos en toda Cataluña, con especial virulencia en Barcelona, el exconsejero Vila ha resaltado que en ellos se vive "una violencia que no se vio durante el año 2017" y ha criticado duramente la actitud hacia ello del presidente Torra. "Se constata que el president Torra no es un político, es un activista llamado a ejercer la actividad política", ha asegurado antes de agregar que "se nota que continuamente tiene una tensión moral muy fuerte entre su responsabilidad institucional como presidente de Cataluña -eso es de todos los catalanes, no solo de los independentistas- y luego su papel como activista, como persona comprometida con unos ideales muy determinados".

Por esta razón, ha defendido la convocatoria de comicios en la región para saber "si los planteamientos del president Torra tienen efectivamente el apoyo de la mayoría de los catalanes o no".