Menú Buscar
Santi Vila junto a tres figuras del mundo político, Sergi Miquel, Lluís Pitarch y Nacho Corredor

Así definen a Santi Vila quienes le conocen: un "conciliador" en medio de la tempestad política

El diputado del PDeCAT Sergi Miquel; el exjefe de relaciones institucionales en la 'conselleria' de Empresa Lluís Pitarch, y el analista político Nacho Corredor analizan la figura del político

6 min

Santi Vila es, por encima de todo, un "conciliador" en momentos de tanta "polarización". Así opinan tres figuras del mundo político y que conocen de cerca al exconseller cuando se les pregunta por la posibilidad de que Vila sea el candidato por el PDeCAT en las elecciones del 21 de diciembre.

Ellos son Sergi Miquel, diputado del PDeCAT en el Congreso; Lluís Pitarch, exjefe de relaciones institucionales en la consejería de Empresa y Conocimiento; y Nacho Corredor, uno de los primeros analistas políticos que puso el nombre de Vila como líder de la nueva etapa del nacionalismo catalán.

Si su oferta tiene éxito, Vila, de 44 años, tomará las riendas de la formación nacionalista con la misma edad que tenía Jordi Pujol cuando fundó y lideró Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) en 1974. Este moderado nacido en Granollers consiguió sobrevivir a la purga del expresident Puigdemont y se mantuvo en el Ejecutivo hasta el último momento. Concretamente, hasta la víspera de la declaración unilateral de independencia, cuando presentó su dimisión. Fue el último en abandonar el barco secesionista. Quizás, para seguir con vida política en la época del posprocés.

Lo que Artur Mas "no llegó a ser"

Amigo de los empresarios catalanes y madrileños, Vila es uno de los exconsellers que más ha mantenido las distancias con los antisistema de la CUP. En un momento en que la oposición del Parlament aprovechaba la alianza antinatural del PDeCAT con la CUP para criticar el sometimiento de los conservadores a las consignas de la formación de extrema izquierda, el exconseller de Empresa marcó siempre un perfil de hombre de orden sin complejos. Fue también el primero en condenar el ataque al bus turístico en Barcelona reivindicado por Arran, las juventudes de la CUP.

El analista político Nacho Corredor lo define así: "Santi Vila representa lo que todo el nacionalismo catalán atribuyó a Artur Mas: es pactista, pragmático, con voluntad de remover los cimientos para cambiar España y alejado de la CUP". Aunque desde el independentismo se le ha intentado comparar con el antiguo líder de Unió Josep Antoni Duran i Lleida, añade el politólogo, "se parece más a lo que [Artur] Mas aspiró a ser y no fue capaz de conseguir".

"Mejor políticos incoherentes que dogmáticos"

Su capacidad para moverse entre diversas aguas --y corrientes-- se ha confirmado en todos los giros que ha dado el Ejecutivo catalán desde que Mas y, posteriormente, [Carles] Puigdemont lo encabezaran. Corredor considera que Vila tendrá que "gestionar sus contradicciones", pero matiza que "mejor políticos incoherentes que dogmáticos". El mismo Vila abundó en esta idea en un libro-entrevista de Francesc Soler cuando sostuvo que "no era esclavo de sus palabras". 

Según el analista político, la candidatura del exconseller podría significar "dar el paso" hacia esa postura "win-win" a la que el nacionalismo catalán "nunca debería haber renunciado".

"Amigo de los unionistas"

El diputado del PDeCAT Sergi Miquel habla de su relación de amistad con Vila, pero no se posiciona sobre la idoneidad o no de que sea el candidato de su formación. Miquel conoció a Vila cuando éste era el alcalde de Figueres y él un joven concejal de Llagostera (Girona). Su amistad se mantiene en el tiempo: "Ha sido capaz de mantener una red social mucho más allá de la política, y se rodea de gente que no piensa como él. Muchos de sus amigos son unionistas y eso le enriquece como persona", afirma.

Miquel ve al dirigente del PDeCAT como un "ganador", que ha conquistado muchas "victorias electorales" precisamente por su "carácter moderado" y su capacidad de "aglutinar a gente con distintas sensibilidades". Coincide con Corredor en que es "un pragmático" que "rehuye el maniqueísmo" en un momento en que "todo está tan tensionado". A nivel personal, explica también que su mayor afición es el senderismo y que su afición a los toros "es más un mito que una realidad".

"La figura que necesitamos ahora"

Lluís Pitarch es, de los tres testimonios, quien más ha compartido su día a día con el exconseller. Lo siguió desde la conselleria de Territori i Sostenibilitat a la de Empresa i Coneixement, hasta su cese el pasado viernes. "Hemos llegado a un punto de no retorno que solo una figura como Vila puede salvar", sostiene sin ambages.

Para el exresponsable de relaciones institucionales del departamento que lideraba el representante del PDeCAT se necesita "un conciliador" como Vila para tender de nuevo los puentes entre el Govern saliente de las elecciones del 21 de diciembre y el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Falta por ver si los mandos de su partido opinan lo mismo.