Menú Buscar
Santi Vila, actual director de Aigües de Banyoles, en una imagen de archivo a la salida de la prisión de Estremera / EFE

Santi Vila cruza la puerta giratoria

Recién cumplidos los dos años que establece el régimen de incompatibilidades, ficha por Aigües de Banyoles, único municipio catalán exento de pagar el canon del agua

María Jesús Cañizares / Cristina Farrés
5 min

Santi Vila ya tiene nuevo destino: Aigües de Banyoles. El exconsejero de la Generalitat, que plantó a Carles Puigdemont cuando éste decidió impulsar una declaración unilateral de independencia (DUI) en el Parlamento de Cataluña, ocupará el cargo de director general de un grupo que gestiona la distribución de agua en esta localidad gerundense y en su área de influencia cuya facturación ascendió a los 1,91 millones en 2016. Cerró el ejercicio con un beneficio de 43.480,20 euros.

Asume el cargo apenas un día después de los dos años que establece la ley de incompatibilidades para altos cargos. Se da la circunstancia de que, en 2013, Banyoles se convirtió en el único municipio de Cataluña exento de pagar el canon del agua gracias a la intermediación de Vila, que entonces era consejero de Territorio y Sostenibilidad --dirigió este departamento entre diciembre de 2012 y enero de 2016--.

Pacto con un alcalde del PDeCAT

El acuerdo entre el consejero y el alcalde de Banyoles, Miquel Noguer (PDeCAT), eximió a esta ciudad de pagar 33.000 euros anuales a la Agencia Catalana del Agua (ACA) por entender que el agua del famoso lago es comunal y que, por tanto, los ciudadanos no tenían por qué pagar el impuesto.

El pacto se oficializó a través de la ley de acompañamiento de los presupuestos de la Generalitat de 2014, en cuyo artículo 16 se estableció que “en los usos de agua destinada al abastecimiento a terceros, efectuados directamente del estanque de Banyoles, el tipo se afecta de un coeficiente cero”.

Coromina, empresario y filántropo

La compañía que le ha fichado la dirige una instrumental capitaneada por uno de los empresarios y filántropos más conocidos en Girona, Lluís Coromina Isern. Impulsor desde 2007 de la fundación que lleva su nombre, promueve especialmente los artistas de la zona.

Cabe también tener en cuenta que esta localidad está a tan solo 35 kilómetros de Figueres, la ciudad de la que Vila fue alcalde desde 2007 hasta que asumió el cargo de consejero de Territorio y Sostenibilidad en la segunda legislatura de Artur Mas, en 2012.

Polémicas con el sector del agua

La exención del canon del agua de Banyoles no ha sido la única decisión en la gestión de Vila que ha generado controversia en este sector de actividad. La principal polémica que ha protagonizado es la llamada guerra del agua de Cataluña, la batalla abierta entre Acciona y Agbar por el control de Aigües Ter Llobregat (ATLL) que heredó de su predecesor en el cargo, Lluís Recoder.

El también exalcalde de la entonces CDC --de Sant Cugat del Vallès-- fue el responsable de una adjudicación que se anuló en los primeros días de enero de 2012, pero no llegó a firmar la licitación. Lo hizo uno de los grandes colaboradores de Vila en la Generalitat, Pau Villòria, entonces secretario de la Consejería de Territorio, aunque el ahora director de Aigües de Banyoles ha sido el responsable de las decisiones políticas que se han tomado en varios estamentos judiciales, siempre en contra de los intereses de la Generalitat.

Será en menos de 15 días cuando este caso llegue a su fin. El Tribunal Supremo tiene previsto emitir la última resolución sobre esta concesión de 1.000 millones de euros el próximo 30 de enero.

Acercamiento a Fernández Teixidó

A pesar de su nuevo destino laboral, Santi Vila no renuncia a seguir con su carrera política y aspira a ser alcaldable por Barcelona. Pero sobre el exconsejero pesa un expediente abierto por su partido, PDeCAT, lo que ha disparado los rumores de que podría fichar por Lliures, formación liderada por Antoni Fernández Teixidó. Fuentes de este partido aseguran que no hay nada cerrado al respecto.

Vila comparte esa vocación de alcaldable con otra exconsejera que también abandonó el Govern por sus diferencias con Puigdemont. Se trata de Neus Munté, que acaba de fichar como asesora de PDeCAT en el Área Metropolitana de Barcelona