Menú Buscar
La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat; la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría; el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, y su predecesora, Llanos de Luna (de izq. a der.) / EUROPA PRESS

Santamaría ofrece diálogo a Puigdemont, pero sin “radicalismos”

La vicepresidenta encomienda a Enric Millo ser "los ojos y los oidos" del Gobierno y que convierta la delegación en “la casa de todos los catalanes”

21.11.2016 13:36 h. Actualizado: 21.11.2016 14:15 h.
4 min

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha ofrecido hoy diálogo a la Generalitat catalana, pero ha exigido “lealtad institucional” y alejarse de “radicalismos”.

Santamaría ha asistido a la toma de posesión de Enric Millo como nuevo delegado del Gobierno en Cataluña. La número dos del Ejecutivo de Mariano Rajoy ha ungido a Millo, hasta ahora portavoz en el Parlamento autonómico, como “los ojos y los oídos” del Estado en esta comunidad. Y le ha instado a convertir la delegación en “la casa de todos los catalanes”.

El acto ha contado con la presencia, entre otros, de la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat; el consejero de Asuntos Exteriores y Relaciones Institucionales de la Generalotat, Raül Romeva; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el primer secretario del PSC, Miquel Iceta; el dirigente de CSQP, Joan Coscubiela; el vicepresidente de la Mesa del Parlament, Lluís Corominas; la plana mayor del PP catalán y la predecesora de Millo, Llanos de Luna, a la que Santamaría ha agradecido su gestión en unos años difíciles del proceso secesionista.

Agenda intensa en Cataluña

Santamaría, que ha subrayado su voluntad de visitar muy a menudo Cataluña –es la máxima responsable de asuntos territoriales del Gobierno--,  ha explicado que hasta ahora “hemos procurado con aciertos y errores servir a los intereses de los catalanes, a las exigencias de la financiación, a los problemas de los ciudadanos. Y ahora que tenemos un cierto desahogo, debemos hacerlo mucho más”.

La viceprsidenta ha presentado a Enric Millo como “los ojos, los oídos, la mano derecha y también izquierda para construir el diálogo y el entendimiento” con la Generalitat. En este sentido, ha apelado a la “lealtad institucional” y a la necesidad de “alejarse de radicalismos. Esta casa estará abierta a todos los catalanes, es el Gobierno de España para Cataluña y los catalanes, vendremos mucho para resolver asuntos importantes”.

El nuevo delegado del Gobierno también ha ofrecido diálogo a la Generalitat gobernada por Carles Puigdemont, pero también ha prometido “firmeza en el respeto al Estado de Derecho”.

Reconocimiento del trabajo de Llanos de Luna

Millo ha agradecido el apoyo de la todavía presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, a la que dice conocer hace 22 años. Ha hecho un reconocimiento del trabajo hecho por su predecesora, Llanos de Luna, “buena amiga”.

“Me pongo ahora mismo a trabajar para poner la Delegación al servicio de la ciudadanía. Queremos que sea la casa de todos los catalanes, con todas nuestras diferencias. Cataluña es plural y diversa, pero nos une un marco constitucional. Si queremos modernizarlo, debemos hacerlo desde el diálogo”, ha dicho Millo, quien quiere situar de nuevo a Cataluña "como motor de España". Para ello, aboga por "crear complicidades con todo el tejido asociativo catalán, con el ámbito económico y con todos los catalanes".

El nuevo delegado ha tendido la mano a la Generalitat “desde la convicción de que el diálogo es el mejor camino. Lo haré con serenidad y sin estridencias. Sin imposiciones, pero con la máxima exigencia al Estado de Derecho. Hay que destensionar el clima político, pero sin renunciar a nuestros valores”.