Menú Buscar
Flores amarillas, símbolo de apoyo a los políticos presos, y Sant Jordi luchando con un dragón que simboliza el 155 / CG

Sant Jordi contra el 155: así utilizarán la fiesta los independentistas

Quieren aprovechar la jornada, en la que el dragón simbolizará el “Estado opresor” para internacionalizar el ‘procés’ y llenar las calles de flores amarillas, símbolo de apoyo a los políticos presos

2 min

Primero pusieron la Diada de Cataluña al servicio del independentismo. Ahora intentan hacer lo mismo con Sant Jordi. Una festividad muy despolitizada, pero que este año será aprovechada por los secesionistas para internacionalizar el conflicto, arremeter contra la aplicación del 155 y denunciar la existencia de “presos políticos”.

Así, entidades soberanistas quieren aprovechar la difusión internacional que tiene esta jornada, eminentemente literaria y festiva, para hacer campaña a favor de su causa. El 23 de febrero es anunciado en determinados municipios gobernados por los independentistas como la lucha de Sant Jordi contra el 155. Este es el caso del Ayuntamiento de Salt (Girona), donde el alcalde republicano ha elegido una imagen del caballero contra un dragón en cuyo cuerpo aparece el número 155.

Flores que no serán catalanas

Este tipo de iniciativas se unen a la impulsada por la muy subvencionada Òmnium Cultural, que anima a lucir rosas amarillas ese día, símbolo del apoyo a los políticos encarcelados por organizar el procés. Tal como publicó Crónica Global, esta campaña ha indignado a un sector de los floricultores, que tras recibir una petición de 1,5 millones rosas amarillas, advierten de que las flores "no serán catalanas" porque no se cultivan en esta comunidad y, por tanto, tendrán que venir de fuera.

cartas presos sant jordi

Campaña que la Associació Catalana pels Drets Civils quiere impulsar en Sant Jordi

En paralelo, la Associació Catalana pels Drets Civils (ACDC) quiere aprovechar el 23 de abril para impulsar una campaña consistente en animar a los ciudadanos a “inundar de cartas” a cinco mandatarios europeos en las que se denuncie la situación de los políticos presos y sus familiares. Para ello han redactado un modelo de misiva en cinco idiomas dirigidas a Alemania, Francia, Finlandia, Irlanda y Portugal.

A todo esto, ERC había instado a sus socios de Junts per Catalunya a formar gobierno antes de Sant Jordi. Pues va a ser que no.