Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La alcaldesa de Sant Boi, Lluïsa Moret, presenta el programa 'Reactivem Sant Boi' / CG

Sant Boi reactiva el comercio local con un cheque familiar de 200 euros

El consistorio destina esta ayuda a las familias vulnerables que hayan reducido sus ingresos durante la pandemia

3 min

El Ayuntamiento de Sant Boi lanza su receta anticrisis para afrontar la economía postCovid. El consistorio ha anunciado la creación de una ayuda extraordinaria de 200 euros que se abonará directamente a las familias para fomentar las compras en el comercio local.

La alcaldesa, Lluïsa Moret, ha explicado que esta medida forma parte del programa Reactivem Sant Boi, que "quiere recuperar el tono vital de la ciudad en el marco de las circunstancias que estamos viviendo". La política ha defendido que es compatible defender el reimpulso de la economía "con la aplicación de todas las medidas sanitarias necesarias", y por eso el ayuntamiento ha diseñado una batería de propuestas para facilitar la vuelta a la normalidad de empresas y familias.

Apoyar a las pymes

La medida se vehiculará a través de una tarjeta monedero que se entregará a 1.500 familias vulnerables con menores a cargo entre 0 y 16 años. Sus beneficiarios tendrán que haber visto reducidos sus ingresos como mínimo un 30% durante los meses anteriores a la declaración del estado de alarma.

Este dinero solo se podrá gastar en la red de 240 establecimientos que se han adherido a la campaña. Moret ha comentado que esta actuación, valorada en 300.000 euros, "tiene tanto una vertiente social, como otra económica. Por eso hablamos de un modelo con visión integral".

Transición digital

El ayuntamiento también ha financiado la reconversión digital de las pymes respaldando hasta un 70% del coste de la inversión. Ya han solicitado esta ayuda 73 firmas en la primera convocatoria, dotada con 200.000 euros. Joan Ros, presidente de Sant Boi Comerç, reconoce que la crisis ha sido la "ocasión perfecta para dar el paso al digital para muchas pequeñas empresas" y celebra la iniciativa del gobierno municipal.

En su conjunto, el consistorio ha destinado un fondo de contingencia de un millón de euros para impulsar las medidas iniciales de esta estrategia de ciudad. Además, la institución ha suspendido todas las tasas y precios públicos --especialmente los que afectan al comercio local--, así como la prórroga del pago del IBI y del IAE. Moret estima que dejarán de recaudar unos tres millones de euros por el levantamiento de estas cargas fiscales.