Menú Buscar
Jordi Sànchez, expresidente de la ANC y líder de la Crida, el partido de Puigdemont, en una imagen de archivo / EFE

Sànchez, líder de la Crida, pide a Torra que se reúna con el Gobierno

El independentista en prisión por presunta sedición cree que "el diálogo nunca puede ser considerado como una expresión de debilidad" días antes del Consejo de Ministros

17.12.2018 13:08 h. Actualizado: 17.12.2018 13:11 h.
5 min

Jordi Sànchez, líder de la Crida Nacional per la República, el partido peronista de Carles Puigdemont, ha pedido hoy a Quim Torra, presidente catalán, que se reúna con el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez. El independentista en prisión preventiva por presunta sedición cree que "el diálogo nunca puede ser considerado como una expresión de debilidad" a cuatro días de la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona el viernes, 21 de diciembre.

En una carta enviada a Catalunya Ràdio, el otrora expresidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) ha pedido al propio Torra, a su número dos, Pere Aragonès, y a la consejera de Presidencia, Elsa Artadi que se sienten a hablar con Sánchez, ya que ello no es síntoma "de debilidad" ni tampoco deber verse como "una pérdida de tiempo, y menos aún como una traición a no se sabe qué principios y lealtades". Por ello, cree conveniente "crear las condiciones para facilitar una reunión con una delegación del Gobierno español" el 21D, día en el que se celebra el encuentro gubernamental en Barcelona.

"Hablar de todo"

El también investigado por cometer presunta sedición durante el asedio a una comitiva judicial en el Departamento de Economía el 20 de septiembre de 2017, y que actualmente está en huelga de hambre, valora que un encuentro entre el Gobierno y el Ejecutivo autonómico serviría para poner sobre la mesa las cuestiones "que hoy distorsionan y bloquean la vida política y social". El cónclave entre gobiernos, pues, tendría valor en la medida en que se abordarían, según él, "los derechos y libertades democráticas, la solución acordada de un referéndum sobre el futuro territorial de España y Cataluña y también posibles mejoras sociales".

Quim Torra, presidente catalán, con la presidenta del Parlamento galés, Elin Joanes / EFE

Quim Torra, presidente catalán, con la presidenta del Parlamento galés, Elin Joanes / EFE

"Solo los que se sienten débiles rehuyen cualquier oportunidad de diálogo --continúa--, y por esto habrá que esperar que Pedro Sánchez y los miembros de su gabinete no rehuyan la oportunidad del encuentro". Lo que es más, si una reunión de este tipo ya se hubiera producido hace semanas, no habría "la tensión y hostilidad política que se vive en la política española y, de rebote, en la política catalana", considera Sànchez.

"Esfuerzo entre gobierno"

El reo, actualmente preso en la cárcel de Lledoners (Barcelona), tilda de "grave error" la celebración del Consejo de Ministros en la capital catalana sin haber buscado, antes, una "aproximación al diálogo y al acuerdo". A renglón seguido, no obstante, "esta tensión hace más necesario que nunca el esfuerzo para concretar un encuentro entre los dos ejecutivos", concluye Sànchez. Hace hincapié también el dirigente independentista en que las protestas para boicotear la reunión gubernamental "deben ser pacíficas".

El impulsor de la Crida Nacional per la República, el movimiento-partido de Carles Puigdemont, el expresidente catalán prófugo, cree que un encuentro entre gobiernos "puede tener coste" para los equipos de Torra y Sánchez, pero los costes de "un no encuentro" serían superiores.  "El no diálogo es la victoria del populismo, de aquellos que creen que desde la política no es posible encontrar solución a los problemas. Por eso Cs, Vox y el PP quieren evitar y criticarán el encuentro", remacha.