Menú Buscar
Pedro Sánchez y el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont / AFP

Sánchez quiere abrir la etapa del “deshielo” con Puigdemont, pero “dentro de la Constitución”

El socialista expresa al presidente de la Generalitat su rechazo a un referéndum de independencia

María Jesús Cañizares
3 min

En un encuentro más institucional que político, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha expresado al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont su deseo de abrir una “etapa del deshielo” entre el Estado y Cataluña, pero ha precisado que cualquier tipo de diálogo tiene que hacerse en el marco de la Constitución.

El socialista, que se ha reunido con Puigdemont en el Palau de la Generalitat --ambos dirigentes no se conocían--, ha lanzado un mensaje de calma a sus socios de Ciudadanos, pues en ningún momento se ha negociado la convocatoria de un referéndum de autodeterminación.

Encuentro no político

La reunión entre Sánchez y Puigdemont no ha tenido carácter político, es decir, que no ha servido para negociar la investidura, pues según fuentes socialistas, el objetivo no era ese. 

“Hay que cerrar una etapa de cuatro años donde la falta de diálogo ha provocado un enfrentamiento entre Cataluña y el conjunto del Estado español”, ha explicado Pedro Sánchez, quien ha transmitido al presidente catalán su rechazo a la vía de la independencia. En este sentido, ha defendido la necesidad de un diálogo y de abrir una etapa de “deshielo”, pero “siempre dentro de la Constitución”.

“Hay una mayoría de catalanes que no quieren la independencia, sino renovar las relaciones con el resto de España”, ha añadido el líder del PSOE.

Comisión bilateral

Ambos dirigentes han acordado activar la comisión bilateral entre Gobierno y Generalitat porque “hay muchos asuntos en los que podemos estar de acuerdo, por ejemplo la renovación de la financiación autonómica, las inversiones contempladas en el Estatuto que el Gobierno debe cumplir y el Corredor Mediterráneo”.

Respecto a la reforma constitucional, Sánchez ha reiterado que es su apuesta para solucionar el encaje de Cataluña en el resto de España.

Malestar del "president"

Puigdemont, a su vez, ha expresado a Sánchez su malestar por las declaraciones del socialista relativas a un supuesto problema de convivencia en Cataluña, según ha explicado la portavoz del Govern, Neus Munté, quien ha añadido que el blindaje de las competencias catalanas, especialmente la inmersión lingüística, es una exigencia ineludible.

El dirigente secesionista también ha denunciado las condiciones “humillantes” que el Gobierno español impone para acceder al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Puigdemont se ha referido a los 23 puntos de temas sobre Cataluña pendientes que el Govern envió al Gobierno de Mariano Rajoy y que no se han resuelto. Según Munté, el “president” ha aludido a la legitimidad de la hoja de ruta hacia la independencia, avalada, ha dicho, en las urnas el pasado 27S.