Menú Buscar
Pablo Iglesias, el miércoles en el Congreso de Diputados.

Sánchez propone a Podemos un Gobierno de 'geometría variable'

El candidato socialista ofrece la posibilidad de pactar con Iglesias los asuntos que ya comparten, estén o no estén incluidos en su acuerdo con C's

Redacción / Agencias
3 min

Pedro Sánchez ha ofrecido un acuerdo de geometría variable a Podemos, de manera que el nuevo Gobierno pueda aplicar las medidas pactadas con Ciudadanos, por un lado, y otras medidas acordadas con el partido de Pablo Iglesias, por el otro.

El candidato socialista ha bajado el tono agresivo y mitinero de Iglesias sin entrar en la respuesta a sus diatribas, y le ha ofrecido la posibilidad de dejar de lado las cuestiones en que no están de acuerdo y trabajar en las que sí hay posibilidades de entendimiento.

Relación de acuerdos

Después de hacer una relación de aquellas cuestiones en las que se dan esas circunstancias --ley de dependencia, sanidad, trabajo digno, violencia de género, IVA cultural--, Sánchez ha invitado a Iglesias a ponerse a trabajar la semana próxima en los temas que podrían desarrollar en común desde el Gobierno.

El punto de desencuentro más claro es el llamado derecho a decidir. El PSOE solo contempla un referéndum tanto en Cataluña como en el resto de España, de manera que la soberanía nacional no se fraccione. Y, desde luego, tampoco hay acuerdo en dónde residen las mayorías: solo el apoyo de la mayoría de grupo parlamentarios puede abrir la puerta a una reforma constitucional, no con el 51%.

El punto de no retorno

En su turno de réplica, Iglesias ha mantenido el mismo tono de su primera intervención, acusando al PSOE de no tratarles con respeto. Después de acusar a Pedro Sánchez de haber traído su discurso escrito, Iglesias se ha negado a entrar en el debate de las propuestas de lo concreto que había hecho el dirigente socialista. Incluso ha querido subrayar la distancia volviendo a acusar a los socialistas de no ser dignos de confianza.

Después, el secretario general de Podemos ha usado su turno para insistir en las diferencias. Ha llegado a vincular a Felipe González con la "cal viva", lo que ha provocado una gran protesta por parte de los diputados socialistas, señalando así un camino de no retorno.

La amonestación de López

Incluso se ha encarado con el presidente del Congreso, Patxi López, porque le ha retirado la palabra tuteándole. Se ha dirigido a él en términos de desafío, lo que ha dado lugar a una amonestación por parte del presidente de la Cámara por haber proferido insultos desde la tribuna.

Tras reivindicar la figura de Felipe González, Pedro Sánchez ha recordado a Iglesias que el PSOE no juega con el terrorismo y que cuando el ministro de Exteriores, García Margallo, vinculó a Podemos con el terrorismo, los socialistas pidieron su dimisión.