Menú Buscar
Pedro Sánchez en un mitin en Pontevedra el último día de la campaña electoral gallega / EFE

Sánchez propondrá a la dirección de su partido intentar un Gobierno con Ciudadanos y Podemos

El secretario general del PSOE niega que busque acuerdos con los nacionalistas, pero hasta en sus propias filas hacen oídos sordos

5 min

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no prevé un acuerdo con los partidos nacionalistas para ser investido presidente, una posibilidad que tanto el líder del PP, Mariano Rajoy, como el de Ciudadanos, Albert Rivera, la dan por hecha, hasta el punto de que aseguran que acabaría en un Gobierno que no sería viable.

De hecho, Rajoy considera que ese hipotético gobierno duraría tan sólo "un cuarto de hora", mientras que Rivera ha advertido de que no apoyará a Sánchez para un pacto con nacionalistas que le permita ser presidente "tres cuartos de hora".

Pero el PSOE ha salido al paso de las cábalas sobre ese acuerdo con los nacionalistas después de que Sánchez dijera ayer que estaba dispuesto a encabezar una alternativa a la que representa Rajoy.

Hoja de ruta

Fuentes de la dirección del partido han asegurado a Efe que su líder no buscará un Gobierno alternativo mediante un pacto con los independentistas, sino que su hoja de ruta para llegar a la Moncloa pasa por intentar una alianza con Podemos y Ciudadanos.

Esta es la postura que aseguran que defenderá ante el comité federal del día 1 de octubre. "No es su plan pactar con los independentistas. No va a aceptar nunca el derecho a decidir para ser presidente. Lo estableció el comité federal y además es una seña de identidad del PSOE", apuntan las fuentes citadas.

Ni en su propio partido

Pero no son solo dirigentes de otros partidos los que hacen oídos sordos a Sánchez, sino del propio PSOE. Hoy, dos de ellos, el castellano-manchego, Emiliano García Page, y el aragonés, Javier Lambán, han vuelto a rechazar ese hipotético acuerdo.

García Page ha recordado que "no ha cambiado nada" para que el PSOE modifique la postura del comité federal del "no" a Rajoy y el "no" a depender de los independentistas, y Lambán ha señalado que "la primera tarea del Gobierno que se constituya ha de ser la de neutralizar la agenda de la desconexión, que es la hoja ruta del actual gobierno de Cataluña, de Esquerra y de la antigua Convergencia".

Y también ha opinado sobre la situación que vive España el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, quien en un artículo en la revista Tiempo sostiene que "no hay salida posible" al bloqueo institucional que padece el país, sobre todo por las "actitudes belicosas" de los socialistas y la situación "cainita" del partido.

Tampoco en Podemos

En Podemos tampoco coinciden en qué hacer. El líder máximo, Pablo Iglesias, y su "número dos", Íñigo Errejón, discrepan sobre la forma en que el partido podría apoyar un hipotético Gobierno de Pedro Sánchez, porque, mientras el primero siempre ha apostado por entrar en ese Ejecutivo, Errejón no ha descartado hoy apoyarlo desde fuera.

Preguntado de forma reiterada si ello significa que estaría dispuesto a apoyar la investidura de Sánchez únicamente con los votos de los 71 diputados de Unidos Podemos pero sin alcanzar un acuerdo de gobierno más amplio, Errejón no lo ha descartado y se ha limitado a añadir que las "formas" de ese apoyo dependerán de la "disposición" del PSOE.

"A día de hoy todo son especulaciones", ha subrayado Errejón, que en cualquier caso ha remarcado que todavía no han recibido ninguna propuesta por parte del Partido Socialista.
"De hecho, teníamos que haber hablado mucho antes. Nosotros estamos dispuestos a acudir a cualquier reunión. Si nos llama, iremos, pero de momento no se ha producido tal llamada", ha afirmado por su parte Pablo Iglesias.

Para buscar un Gobierno alternativo al PP, ha dicho, haría falta buscar un acuerdo de investidura con otras fuerzas políticas como ERC, de donde se deduce que no cuenta con los 40 diputados de Ciudadanos.