Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pedro Sánchez y Quim Torra, en su último encuentro personal, el pasado mes de febrero / EP

Sánchez pide a Urkullu y Torra “arbitrar los distintos intereses” de forma presencial

El jefe del Gobierno pide por carta a los dos presidentes autonómicos que acudan al cónclave con todas las comunidades en La Rioja, que contará con el rey Felipe VI

5 min

Hay que afrontar la realidad de las distintas comunidades autónomas, y “arbitrar los distintos intereses” de forma presencial, ya no vía telemática, porque se dan las condiciones para una reunión física, entre todos. Es lo que pide el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha enviado sendas cartas a los presidentes autonómicos del País Vasco, Iñigo Urkullu, y de Cataluña, Quim Torra, para que acudan la cita en La Rioja, de este viernes.

No hay excusas, a juicio de Sánchez, a pesar de las dudas del lendakari y de la oposición de Torra. A la reunión, además, acudirá el rey Felipe VI, que ha anunciado, a través de la Casa Real, que mantendrá un encuentro informal, además, con el presidente del Gobierno y con los dirigentes autonómicos.

La reunión debe servir para abordar cómo se pueden redistribuir los fondos europeos y qué necesidades se deben cubrir en primer lugar. Sánchez señala la “necesidad” del encuentro, y pide un esfuerzo para ponerse en la piel de todos. “Solicitamos comprensión hacia nuestro esfuerzo por arbitrar los distintos intereses para alcanzar un sistema que permita garantizar la solidaridad entre territorios, la justa distribución de los recursos públicos y la capacidad de las comunidades autónomas para desempeñar todos los servicios de su competencia”.

Más cuidadoso con Urkullu

En el caso del lendakari, sin embargo, Sánchez no se olvida de recoger las peticiones del presidente vasco. La carta es más extensa que la que dirige a Torra, en gran medida porque el PNV se ha convertido en un socio preferente del Gobierno español. En la misiva asegura al lendakari que la reunión de la Comisión Mixta del Concierto Económico se celebrará “en el plazo más breve posible” y justifica el retraso por todo lo que comporta la pandemia del Covid. No se refiere, en cambio, en la carta dirigida a Torra, a la posibilidad de convocar la mesa de diálogo para afrontar el futuro político de Cataluña.

La presencia del rey Felipe podría complicar más la asistencia de Torra, debido al rechazo que mantiene con todo lo relacionado con la Corona el Gobierno catalán. Torra, en todo caso, se prestó a participar en la reunión, pero por vía telemática y no presencial, con el argumento de que la pandemia aconseja no viajar.

El rey Felipe, ¿el no definitivo de Torra?

Respecto a Torra, el jefe del Ejecutivo apela a la “importancia” de su presencia en la reunión. “Es el momento de dialogar, compartir posturas y seguir posibilitando el espíritu de unidad y compromiso”, añade. Pero esa petición llega justo cuando el Govern de la Generalitat se ha distanciado del Gobierno español, al corresponsabilizarlo de la decisión de fiscalía de suspender el tercer grado a los políticos independentistas presos.

Esa cuestión, junto a la presencia del rey Felipe, en la reunión en La Rioja, podría decantar a Torra hacia el no definitivo. La monarquía, desde el discurso del Rey del 3 de octubre de 2017, se ha convertido en la diana del independentismo. Y puede ser, además, un acicate para que Torra refuerce su propio discurso diferenciador: ni Rey ni presidente del Gobierno que no ofrece una salida “política” al asunto de los políticos presos. Sea excusa o argumento firme, el president se va alejando de la celebración de esa cumbre autonómica, con Sánchez y el jefe del Estado, el rey Felipe VI.

Destacadas en Política