Menú Buscar
El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en el Palacio de La Moncloa / EFE

Sánchez pide a Casado una oposición de “estado” respecto a Cataluña

El presidente del Gobierno considera que se inicia un proceso de diálogo, que llevará tiempo, con el gobierno catalán y que el PP debería actuar como el PSOE con Rajoy

03.08.2018 14:14 h.
4 min

Pedro Sánchez sabe que entra en una senda delicada. Quiere actuar con suma prudencia en el conflicto político catalán, pero no por ello dejará de actuar y de intentar una solución. El mayor problema para el presidente del Gobierno, como ha asegurado en la valoración del curso político desde La Moncloa, es que la oposición acabe impidiendo cualquier aproximación. Por ello, Sánchez ha pedido a Pablo Casado, pero también a la oposición en general, lo que incluye a Ciudadanos, que aborde una oposición “de estado” respecto a Cataluña, y que actúe como lo hizo él mismo y el PSOE en los últimos años con el Gobierno de Mariano Rajoy.

Fuertes convicciones

Sánchez ha respondido de forma reiterada a las peticiones de los medios de comunicación sobre la aplicación del artículo 155, como le pidió Pablo Casado en su entrevista de este jueves. Y la posición es la misma. El Gobierno, señala, mantendrá el diálogo emprendido, con las líneas rojas que ha establecido y que ya ha traslado al Gobierno catalán: “Un Gobierno puede negociar cuando tiene fuertes convicciones, y estás están claras, el respeto a la Constitución y al Estatut, y eso se va a mantener”.

La posición del Ejecutivo es clara, y será el PP y Ciudadanos los que deberán adoptar una decisión, según Sánchez. “Lo que pedimos es lo mismo que ofrecimos al anterior Gobierno, lealtad y política de estado”.

Techo de gasto

Uno de los anclajes del gobierno es la “senda de estabilidad”. No se quiere mover de ahí, y la volverá a plantear en septiembre, dejando claro que la responsabilidad será de aquellas fuerzas políticas que, gobernando en las comunidades autónomas y en grandes municipios, en alusión a los partidos independentistas y a Podemos, no han querido votar el techo de gasto de los presupuestos para 2019.

Ese techo de gasto, si lo supera, le permitiría seguir las negociaciones para aprobar las cuentas del próximo año, y lograr partidas adicionales, tras los acuerdos con la Comisión Europea, que beneficiarán a los gobiernos autonómicos y a la Seguridad Social.

Votar, pero ¿qué?

La solución respecto a Cataluña, sin embargo, queda lejos. Sánchez ha insistido en que, a su juicio, pasará por una votación, pero “una votación que logre el 80% de apoyo de la sociedad catalana”. Esa votación no será el referéndum de autodeterminación que pide el presidente catalán, Quim Torra, ni el que denuncia la oposición, PP y Ciudadanos.

Sánchez asegura que tratará de convencer al independentismo de esa fórmula, que pasaría por un nuevo Estatut, o la votación de una modificación del Estatut o por la reforma constitucional, en la que votaría todo el pueblo español.