Menú Buscar
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, asegura que mantendrá los presupuestos si tira adelante la moción de censura / EFE

Sánchez mantendrá los presupuestos del PP para ser presidente

El líder del PSOE asegura que desea “mantener” la estabilidad y que defenderá los presupuestos aprobados por el PP, en un guiño al PNV para ganar la moción de censura

3 min

Pedro Sánchez mantendrá los presupuestos aprobados en el Congreso, elaborados por el PP con el apoyo del PNV, en un guiño directo para conseguir el apoyo de los nacionalistas vascos a su moción de censura contra Mariano Rajoy. Sánchez lo ha justificado para “mantener” la estabilidad, y el marco macroeconómico que exige la Unión Europea, y con el que se ha comprometido España.

Sánchez buscará el diálogo con “todos los gobiernos autonómicos”, y ofrecerá “estabilidad” en el Congreso, al considerar que el Gobierno del PP ha impedido la tramitación de diversas iniciativas legislativas, con una apuesta por la parálisis en la cámara parlamentaria.

Regeneración democrática

El mensaje que quiere trasladar el líder del PSOE es que se deberá iniciar un nuevo periodo de “regeneración democrática”, con medidas como la derogación de la ley mordaza, suprimiendo los artículos que “restringen las libertades públicas”. También se ha referido a la implementación, con todo su desarrollo, de la ley contra la violencia de género, y la ley de equiparación salarial entre hombres y mujeres.

Pero una de las dudas de la moción de censura de Sánchez era conocer qué pasaría con los presupuestos del Estado que acaba de aprobar el Gobierno del PP, con los votos del PNV.

Diálogo con Cataluña

El líder del PSOE ha dejado claro que no los tocará, y que, una vez pasen por el trámite del Senado, serán sus presupuestos. Esa era una de las peticiones del PNV, que tomará su decisión en la tarde de este miércoles, tras una reunión de su Ejecutiva.

La otra pata para lograr que esa moción de censura tenga éxito se centra en la política catalana. Sánchez ha señalado que dialogará “con el nuevo gobierno de Cataluña”, sin renunciar al cumplimiento de la ley. También ha aludido, directamente, a los nacionalistas vascos, respetando sus decisiones.

Sánchez, sin embargo, no ha pasado de generalizaciones, de apuestas por el diálogo, sin concretar nada respecto al primer problema político en España: el conflicto político con Cataluña. Ha apelado al “diálogo” con el nuevo gobierno catalán, que se acaba de constituir.