Menú Buscar
Pedro Sánchez, líder del PSOE y candidato a la investidura, en su respuesta a Francesc Homs (DiL) este miércoles en el Congreso.

Sánchez: "La desconexión de Cataluña no es el camino"

El PSOE rechaza de plano el referéndum que reclaman los 'convergentes', y les invita a dar marcha atrás en su giro soberanista y negociar financiación e inversiones

C.B. / M.J.C.
4 min

"Fuera de la ley no hay nada de lo que hablar, dentro de la ley podemos hablar de muchas cosas". Así se ha expresado en el debate de investidura en el Congreso el candidato Pedro Sánchez, en su réplica al portavoz de Democràcia i Llibertat (DiL), Francesc Homs. Una respuesta con la que negaba la condición fundamental de DiL para darle su voto, que no era otra que la celebración de un referéndum sobre la independencia en Cataluña.

"Si espera que el PSOE rompa con la soberanía nacional de España, ese no es el camino", ha enfatizado Sánchez. Que ha lamentado la "conversion" de los 'convergentes' desde un "catalanismo moderado" a su actual "independentismo". Y que los ha invitado a revertir este giro soberanista, para pasar a negociar ostras cuestiones que afectan a Cataluña, básicamente económicas.

"Abandonen todo deseo de declaración unilateral de independencia, de leyes de desconexión... ese no es el camino", ha abundado el líder socialista. Sánchez ha negado también las acusaciones de Homs de no diferenciarse de las posiciones del PP respecto a Cataluña, cuando ha recordado que " no somos iguales los que impulsamos un Estatuto que aquellos que lo boicotearon incluso instalando mesas petitorias". Y ha tentado a los 'convergentes' con sus ofertas.

Ofrece replantear el límite de dèficit de las CCAA

Así, Sánchez ha criticado al Ejecutivo del PP de haber "descargado toda la consolidación fiscal" en las Comunidades Autónomas, aludiendo a que los límites de déficit son notablemente más restrictivos para los territorios que para la administración central. "Podemos negociar un compromiso de déficit público diferente para todas las CCAA, también para Cataluña, que reparta más el esfuerzo", ha señalado Sánchez.

En la misma línea, el candidato a la investidura también se ha mostrado dispuesto a hablar de la "recuperación de la inversión pública en Cataluña", de una reforma constitucional que lleva a un "estado con estructura federal", o de las 23 reivindicaciones que el expresidente de la Generalitat Artur Mas presentó al Gobierno en 2014, entre las que se encontraba la financiación.

Unas ofertas, eso sí, con una condición previa muy clara, que pasa por abandonar la vía independentista. "Si ustedes se sitúan de nuevo del lado de la legalidad democrática, estamos dispuestos a hablar de todo".

Mano tendida al PNV

Más aun ha tendido Sánchez la mano al PNV, convencido de que puede haber puntos de entendimiento. Respecto a la reforma del Estatuto de Guernika, ha dicho que eso corresponde a la agenda vasca, “pero no desprecie el documento que yo he presentado", ha señalado al portavoz peneuvista, Aitor Esteban."Hay medidas de mejora para todos los ciudadanos, vivan donde vivan, como la revisión de la reforma laboral o el plan de choque social. No creo que el País Vasco sea contraria a eliminar el copago farmacéutico o la paralización de la Lomce”, le ha dicho Sánchez.

El socialista ha insistido de que el acuerdo con Ciudadanos está abierto a los demás, no veta a nadie. El portavoz de los nacionalistas vascos, Aitor Esteban, ha aceptado esa predisposición al entendimiento, pero ha insistido en la necesidad de que se respeten las competencias vascas.

Esteban ha expresado su prevención respecto a una reforma constitucional que propone definir las competencias estatales y autonómicas, cuando “éstas ya están definidas en los estatutos”. Ha invitado al PSOE a “reconocer de una vez que hay comunidades con realidades diferenciadas, sin que eso signifique ser mejor o peor que nadie”. En este sentido, Sánchez ha insistido en defender su reforma constitucional para abordar esas cuestiones.