Menú Buscar
Jordi Sànchez, expresidente de la ANC y 'número dos' en la lista de Junts per Catalunya, antes de declarar por primera vez por su presunta implicación en el 'procés' / EFE

Sànchez, ante el juez: “Los contactos con el Gobierno no hacían prever lo que ocurrió el 1-O”

Tanto el ‘número dos’ de JxCat como Junqueras se presentaron como dirigentes dialogantes y mostraron una actitud exculpatoria en sus declaraciones en el Supremo

4 min

Jordi Sànchez y Oriol Junqueras se presentaron ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena como dirigentes dialogantes en sus últimas declaraciones. El número dos de Junts per Catalunya y expresidente de la ANC y el líder de ERC y exvicepresidente del Govern mostraron una actitud exculpatoria los días que pidieron su libertad el 11 de enero y el 1 de diciembre respectivamente, que les fue denegada.

Unas grabaciones publicadas este miércoles por La Vanguardia desvelan las posiciones de ambos ante Llarena. Por una parte, Sànchez aseguró que mantuvo contactos con el Gobierno hasta poco antes del 1 de octubre, día en el que se celebró el referéndum, que el expresidente de la ANC reconoció que era consciente de que era “ilegal”. “Son comunicaciones privadas que me hacían prever que podría haber alguna tensión, podría haber algún altercado pero no lo que ocurrió el 1 de octubre”, dijo Sànchez.

La manifestación en Economía

En su declaración de principios de enero aseguró que tampoco pronosticó los peligros de la manifestación del 20 de septiembre ante la sede de la Consejería de Economía, donde la Guardia Civil entró a primera hora de la mañana para realizar un registro. Allí, llegaron a concentrarse unas 40.000 personas, que dificultaron la salida de los agentes del edificio y destrozaron varios coches de las fuerzas de seguridad.

El fiscal insistió en que los incidentes de esa misma mañana en la compañía de mensajería Unipost, también registrada por su presunta relación con la organización del referéndum, hacían que “no fuera difícil de prever que se pudiera liar parda en el minuto uno”. Sànchez explicó por qué él y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart –también en prisión preventiva–, subieron a uno de los vehículos de la Guardia Civil.

“El teniente de la Guardia Civil sabía que nos íbamos a subir a sus coches para dirigirnos” a los que se habían congregado ante la consejería para pedirles que se fueran. Aunque admitió que no tenían autorización expresa del teniente, aseguró que éste les dijo que “no le viene de ahí a los vehículos”. Los primeros daños a los coches, según su versión, fueron provocados por periodistas.

“Nunca estaré a favor de la violencia”

Por su parte, Oriol Junqueras solo respondió a las preguntas de su abogado el día 1 de diciembre, cuando solicitó su excarcelación para participar en la campaña electoral del 21D como candidato de ERC. El exvicepresidente se opuso a cualquier tipo de violencia: “Nunca estaré a favor de la violencia, porque contradice todo lo que he dicho toda mi vida. Nunca estaré de acuerdo con la violencia por muchas razones de formación, ética, moral, educación, también por creencias religiosas”.

Junqueras consideró ante Llarena que el hecho de ser candidato demostraba que había acatado la aplicación del artículo 155: “Es público y notorio, conocemos las razones y como candidato asumo las decisiones que se derivan del 155”. Conoció la decisión del Gobierno de intervenir la Generalitat un “viernes por la tarde cuando ya estaba en casa”. Desde entonces, aseguró, el Departamento de Economía, que dirigía, no volvió a reunirse.