Menú Buscar
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en la rueda de prensa posterior al encuentro con el Rey.

Sánchez insiste en que Rajoy debe asumir el desafío de la investidura

El PSOE "no entorpecerá" las negociaciones del PP para conseguir apoyos suficientes, pero votará en contra

Redacción
5 min

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, ha trasladado al Rey esta mañana que Mariano Rajoy debe asumir el reto de intentar su investidura, puesto que su partido, con 137 diputados, es el primer partido del Congreso. Los socialistas, sin embargo, votarán no a la propuesta del PP.

Todos los esfuerzos del PSOE se centran en estos momentos en que el foco de presión y de atención pase al primer partido en número de diputados. De ahí que haya pedido al jefe del Estado que proponga la investidura a Rajoy, cuya formación ya ha dado a entender que no aceptaría la real invitación.

Sánchez ha asegurado que “no va a entorpecer las negociaciones” que abra el PP con sus posibles aliados, entre los que no está el PSOE.

Rajoy y Ana Pastor

Esta tarde, Felipe VI recibirá a Mariano Rajoy y después comunicará a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, las conclusiones de su ronda de encuentros, si es que las tiene. Esta mañana también ha recibido a Albert Rivera y a Pablo Iglesias.

El presidente de Ciudadanos ha defendido este jueves ante el Rey que para sacar a España del bloqueo ya sólo hay dos vías posibles: un Gobierno de consenso con el PP, el PSOE y Ciudadanos, liderado por un "presidente nuevo", o bien una abstención general que dé vía libre a Mariano Rajoy para seguir en la Moncloa en minoría.

Así lo ha explicado en la rueda de prensa que ha ofrecido en el Congreso tras su entrevista de casi una hora con Felipe VI.

Rivera ha subrayado que su opción favorita, su plan A, es crear "un Gobierno fuerte que luche contra la corrupción con las manos limpias", que aplique una agenda de reformas y que nazca de un acuerdo de los tres principales partidos constitucionalistas.

Esa es, a su modo de ver, la solución que se requiere en un momento como este, en el que hay que afrontar los desafíos a la unidad de España, por el proceso independentista en Cataluña; a la seguridad y la libertad, por la amenaza del terrorismo internacional; y a la economía, porque "tiene que modernizarse" y hay que cumplir los objetivos de déficit, además de llevar a cabo una reforma de la Constitución en los próximos años que considera.

Iglesias, pesimista

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, por su parte, considera que buscar una alternativa de izquierdas es hoy un objetivo "muy complicado" por las reticencias en el seno PSOE y porque la apuesta rupturista del Parlament hace más difícil el acuerdo con partidos independentistas, y en ese contexto calcula que el presidente Mariano Rajoy acabara gobernando porque, al final, Ciudadanos y el PSOE se moverán para dejarle paso.

Así lo ha manifestado este jueves el líder del partido morado tras ser recibido en audiencia por el rey Felipe VI dentro de la ronda de consultas con vistas a la designación de un candidato a la investidura.

En rueda de prensa en el Congreso, Iglesias ha reconocido en su encuentro la situación de bloqueo político que vive España. Según ha señalado al jefe del Estado, Unidos Podemos está decidido a votar en contra de la investidura de Mariano Rajoy, descartando cualquier opción de abstención técnica, y su opinión es que el presidente del PP, al no tener apoyos ni de Ciudadanos ni del PSOE, podría volver a rechazar la candidatura.

Para Podemos, lo deseable sería que el PSOE diera el paso para un Gobierno alternativo de izquierdas, pero admite que esa opción resulta hoy más complicada que antes porque los socialistas no parecen contemplarla, porque hay "muchas resistencias internas" a hablar con Podemos y porque la apuesta secesionista de Junts pel Sí en Cataluña dificulta aún más llegar a algún acuerdo con ERC y CDC-PDC aunque sea sólo para la investidura.

En ese contexto de bloqueo, Iglesias calcula que, para evitar unas terceras elecciones, al final Ciudadanos pasara de la abstención al sí a Rajoy y así el PSOE tendrá la "excusa" para poder abstenerse y dejar gobernar en minoría al líder del PP.