Menú Buscar
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez / EFE

Sánchez se garantiza la investidura después de que el BNG descarte votar no

El líder del PSOE tiene asegurados 166 votos a favor, por 164 en contra y 18 abstenciones, mientras que de los dos pendientes, los nacionalistas gallegos dudan entre el sí y la abstención

4 min

Pedro Sánchez (PSOE) será investido presidente del Gobierno con toda seguridad después de que el BNG haya anunciado que descarta votar en contra. Así, el candidato socialista se asegura 166 votos a favor frente a 164 en contra, con 18 abstenciones y un voto pendiente de decidir, además del de los nacionalistas gallegos, lo que le permitirá garantizar la investidura en la segunda votación, prevista para el martes, con una mayoría simple.

Los 166 escaños que votarán que sí son los de PSOE (120), Unidas Podemos (35), PNV (6), Más País-Equo (2), Compromís (1), Teruel Existe (1) y Nueva Canarias (1). Los 164 diputados que forman el bloque del no son los de PP (88), Vox (52), Cs (10), JxCat (8), la CUP (2), UPN (2), Foro Asturias (1) y PRC (1). Mientras que las 18 abstenciones son las de ERC (13) y EH Bildu (5). Falta por decidir el voto de CC (1) y el del BNG (1), aunque este último será a favor o abstención.

Nueve meses de interinidad

De esta forma se pone punto final a una etapa de interinidad que se inició con las elecciones generales del pasado 28 de abril (28A) y que, tras ser imposible llegar a un acuerdo para formar gobierno, llevó a la repetición de los comicios el 10 de noviembre (10N).

Los resultados de estas elecciones aún complicó más los pactos posteriores pues dejó un Congreso con representantes de 18 partidos políticos, una cifra inédita hasta ahora.

Primer Gobierno de coalición

El acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos se rubricó apenas 48 horas después del 10N, lo que supondrá el primer Gobierno de coalición en España desde la recuperación de la democracia.

Su programa de gobierno, presentado el 30 de diciembre, prevé derogar parte de la reforma laboral, subir los impuestos a las rentas más altas (de más de 130.000 euros), elevar el salario mínimo interprofesional (hasta los 1.200 euros al final de la legislatura), actualizar las pensiones en función del IPC real, garantizar que las grandes corporaciones paguen un 15% de impuesto de sociedades, regular el precio de los alquileres, derogar la Lomce y la ley mordaza, y, entre otras propuestas, "actualizar" el Estado autonómico.

Negociación con ERC

Con todo, la negociación más compleja para el PSOE ha sido la que ha llevado a cabo con ERC. Tras varias semanas de tira y afloja, el Consell Nacional de los independentistas ratificó este jueves un pacto que implica que ERC se abstendrá en la segunda votación de la sesión de investidura en el Congreso a cambio de que el PSOE reconozca que existe “un conflicto de naturaleza política en relación al futuro político de Cataluña” y se constituya “una mesa bilateral” entre el Gobierno de España y el Govern de la Generalitat, cuyos acuerdos se sometan a una “consulta a la ciudadanía de Cataluña”. Además, los socialistas renuncian a la “judicialización” de dicho “conflicto”.

Este acuerdo ha generado fuertes críticas por parte de PP y Cs contra los socialistas, al igual que ha supuesto un recrudecimiento de los ataques del independentismo más radical --liderado por JxCat-- hacia ERC.

Destacadas en Política