Menú Buscar

Sánchez toma el control del país: cierre casi total para combatir el coronavirus

El presidente del Gobierno anuncia que la autoridad en toda España será el Ejecutivo y que todos los cuerpos policiales dependerán del ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska

8 min

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que el Ejecutivo central toma el control de la gestión de la lucha contra el coronavirus en toda España durante su comparecencia de este sábado por la noche para explicar las medidas del estado de alarma decretadas por el Consejo de Ministros extraordinario.

La declaración del estado de alarma supondrá que, durante los próximos 15 días --prorrogables, en función de la evolución de la pandemia-- "la autoridad competente en todo el Estado será el Gobierno de España". Y, en virtud de esta decisión, los cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y todos los cuerpos policiales autonómicos y locales quedarán bajo las órdenes directas del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, así como los servicios de emergencia.

Asimismo, también quedan centralizadas las competencias en Sanidad, Interior y Transportes, al mando de las autoridades competentes de cada ministerio mientras dure la crisis del Covid-19.

Así, cada administración conservará sus competencias vigentes, "siempre bajo el mando de las órdenes directas" de cada responsable.

"Los ciudadanos son lo primero"

Por lo que respecta a la relación con los presidentes autonómicos --con quienes se reunirá este domingo de forma virtual para garantizar la coordinación--, Sánchez ha solicitado su apoyo y les ha recordado que "el virus no distingue de territorios, ideologías ni de colores políticos""Los ciudadanos son lo primero", ha enfatizado.

"Todos deberán dejar de lado sus diferencias y situarse detrás del presidente del Gobierno", ha añadido el dirigente socialista.

En este sentido, Sánchez ha enfatizado que todos deben tener claro que solo hay una misión y es la de vencer al virus, y que los 17 gobiernos autonómicos deben estar con el Ejecutivo central para coordinarse y dar una respuesta común. Así, ha considerado que escucharse es una obligación, al igual que mantener una "unidad de acción indispensable".

Restricción de movimientos

El estado de alarma establece, entre otras cuestiones, la restricción de movimientos en todo el país, con contadas excepciones como ir a comprar alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad. Asimismo, se permitirá salir a la calle para asistir a centros sanitarios, para desplazarse al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial, o para volver al lugar de residencia habitual.

También se autoriza a salir para la asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables, para acudir a entidades financieras, "por causa de fuerza mayor o situación de necesidad", o para "cualquier otra actividad de análoga naturaleza debidamente justificada.

También queda suspendida toda la actividad educativa presencial en el país.

Las fuerzas armadas podrán garantizar el suministro

Sánchez ha dejado abierta durante su comparecencia la posibilidad de intervenir la sanidad privada y las empresas energéticas. El Gobierno podrá acordar la intervención de empresas o servicios, así como la movilización de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y de las fuerzas armadas para garantizar el suministro alimentario, según lo dispuesto en el real decreto aprobado para declarar el estado de alarma.

El texto también permite a las autoridades competentes adoptar las "medidas necesarias" para garantizar el suministro de energía eléctrica, de productos derivados del petróleo, así como de gas natural.

En el artículo 15, dedicado al suministro alimentario, el real decreto detalla que las autoridades adoptarán las medidas necesarias para garantizar el abastecimiento en los lugares de consumo y el funcionamiento de los servicios de los centros de producción.

"Impacto económico de envergadura"

El dirigente socialista admite que el impacto económico que provocará la declaración del estado de alarma por la crisis del coronavirus será "grande" y que "mucha gente va a verse damnificada", pero ha sostenido que hay que "defender lo más importante, que es la salud pública".

Sánchez ha evitado ofrecer una estimación de dicho impacto en su comparecencia para explicar el real decreto que declara el estado de alarma con la justificación de que el escenario es "muy cambiante".

El presidente se ha dirigido a trabajadores autónomos, pymes (pequeñas y medianas empresas) y empresarios, y se ha comprometido a hacer "todo lo que esté en su mano para amortiguar los efectos económicos y sociales de esta crisis de salud publica" y a dar respuesta en el próximo Consejo de Ministros a "muchas de las realidades que van a surgir por el estado de alarma",

Dichas medidas de apoyo, ha dicho, se anunciarán el próximo martes, así como otras para impulsar la actividad económica y la investigación de la vacuna frente al coronavirus.

Toda la actividad comercial minorista queda suspendida salvo la relativa a alimentación, productos farmacéuticos, ópticas, combustibles, estancos, equipos tecnológicos, tintorerías, peluquerías, comercio por internet, telefónico y artículos de primera necesidad.

El presidente ha recordado que, en estos casos, se debe mantener la distancia mínima de un metro entre personas para intentar evitar los contagios.

Reducción de hasta un 50% del transporte público

Por lo que respecta al transporte público de viajeros por carretera, ferroviario, aéreo y marítimo, se reducirá al menos un 50 %, salvo el servicio de Cercanías y del resto de transportes de competencia autonómica y municipal: Metro y autobuses urbanos e interurbanos.

Según el real decreto que declara el estado de alarma por la crisis del coronavirus, dichas medidas y porcentajes podrán ser modificados por el Ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), que podrá establecer condiciones específicas al respecto.

El ministerio de Interior, ha dicho Sánchez, podrá decretar el cierre de carreteras y el tráfico. La circulación de vehículos estará permitida respetando las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

La reunión del Consejo de Ministros se ha prolongado durante unas siete horas debido al fuerte debate interno por el complejo articulado.