Menú Buscar
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un mitin del PSOE / EFE

Sánchez podría convocar elecciones el 14 de abril

El presidente del Gobierno debería disolver las Cortes la semana próxima una vez rechazada la ley de Presupuestos Generales del Estado

11.02.2019 12:47 h.
4 min

Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno, baraja el 14 de abril para convocar elecciones generales, apenas un mes y medio antes de los comicios europeos, municipales y autonómicos del 26 de mayo, según han asegurado a EFE fuentes del Ejecutivo, y confirman las fuentes consultadas por Crónica Global.

Esta posibilidad se produce en un escenario de incertidumbre por la aprobación de los presupuestos generales del Estado de 2019, cuyas enmiendas a la totalidad se debaten a partir de mañana en el Congreso y de un claro distanciamiento del Ejecutivo con los partidos independentistas catalanes. Se trataría de una reacción personal del propio Pedro Sánchez, para romper las estrategias de los propios independentistas y de la derecha.

La fecha resultante coincide con las elecciones municipales que se celebraron en España en 1931, de las que salieron vencedoras las fuerzas republicanas y que porovocó la caída de la Monarquía de Alfonso XIII. Dio pie a la II República.

La manifestación

Además, la manifestación celebrada ayer domingo en Madrid en demanda de elecciones anticipadas convocada por el PP y Cs, volvió a reclamar a Pedro Sánchez que dé la palabra a los españoles en las urnas, y aunque no obtuvo el éxito que se esperaba, sí supone un toque de atención que el Gobierno no puede ignorar, teniendo en cuenta que se puede quedar sin presupuestos a partir de este miércoles, si el PDeCAT y ERC votan a favor de las enmiendas a la totalidad.

Esa posible convocatoria obligaría al Gobierno a disolver las Cortes y convocar las elecciones la semana que viene, el próximo 19 de febrero, para cumplir los 54 días que establece la ley.

Mejor que el 'superdomingo'

La eventualidad de un superdomingo electoral para el 26 de mayo también ha planeado en el horizonte aunque cuenta con destacados detractores entre las propias filas socialistas.

Los barones del PSOE prefieren acudir a las urnas bajo una estricta perspectiva territorial, sin tener que añadir como ingredientes electorales los aspectos más delicados de la vida política nacional, como la crisis territorial en Cataluña. 

Derecha e independentistas a contrapié

Las fuentes consultadas por Crónica Global admiten que se trataría de una fecha idónea para obligar a los partidos independentistas a centrarse y establecer las prioridades esenciales de cara a la gobernabilidad de España y a los posibles acuerdos a medio plazo. Esos comicios llegarían en pleno juicio a los dirigentes independentistas presos. Con ello, se romperían los planes de los partidos independentistas, que quieren esperar la sentencia del juicio para intentar una nueva movilización independentista.

También se entiende que podría coger a contrapié a la derecha española, que se encuentra dividida, con una lucha interna entre PP, Ciudadanos y Vox por lograr la hegemonía en ese campo ideológico. El líder del PP, Pablo Casado, ha pedido este lunes que las elecciones autonómicas y locales del 26 de mayo pudieran ser una especie de moción de censura al Gobierno de Pedro Sánchez, y que, a partir de los resultados, Sánchez se vería obligado a convocar las generales "antes de agosto". Ahora, esa estrategia cambiaría por completo.