Menú Buscar
Un espontáneo en la plaza del Congreso

Sánchez convocará elecciones tras la moción de censura

El líder del PSOE asegura que, antes de convocar elecciones, pondrá en marcha una agenda social y de regeneración política

4 min

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha justificado la presentación de la moción de censura para devolver la “dignidad” a la sociedad española. Ha defendido que si gana la moción de censura pondrá en pie un gobierno del PSOE, con una agenda social clara, y un proyecto de regeneración política, y que convocará, después, elecciones, aunque no ha especificado en qué plazo.

Sánchez ha insistido en que los tiempos están tasados, y en que convocará elecciones, pero que con una moción de censura lo que se hace “es cambiar un gobierno, y un gobierno debe tomar decisiones”. Es decir, el líder del PSOE se tomaría su tiempo antes de convocar de forma automática las elecciones.

"Carácter instrumental"

Ciudadanos ha asegurado que se sumaría a esa moción, pero siempre que fuera de “carácter instrumental”, y sirviera para convocar nuevos comicios de forma inmediata. Ahora faltará saber si, cuando se aproxime el momento, Ciudadanos decidirá o no sumarse a una moción, que, en caso de fracasar, significaría que el presidente del Gobierno seguiría siendo Mariano Rajoy.

La voluntad de Sánchez es no atar previamente ningún acuerdo con una determinada fuerza política aunque Podemos haya expresado su apoyo. La intención es que Ciudadanos tome una decisión y apueste o bien por mantener a Rajoy o por la investidura de Sánchez, con la idea de convocar elecciones en breve.

Motor de cambio

Sánchez ha insistido en que se trata de devolver a la política española la “normalidad” y en salir de una situación de bloqueo, tras la sentencia del caso Gürtel, que se entiende como un punto y aparte.

Aunque existían dudas en la noche de este jueves, con distintos dirigentes socialistas valorando la conveniencia o no de presentar la moción de censura, ha prevalecido la idea de que no se podía dejar pasar la oportunidad. No tanto para ganar la moción, --aunque se espera en poder lograr los apoyos—como en situar a Sánchez en el centro de la política española, como un motor de cambio, capaz de dejar atrás el mandato de Mariano Rajoy, después de todos los casos de corrupción del PP.

La cuestión ahora para el PSOE es ver cómo reaccionarán los distintos partidos nacionalistas, el PNV y los independentistas catalanes. La idea que repite el PSOE es que no debe nada a los partidos catalanes, y que, de hecho, Sánchez lleva días acusando a Quim Torra, el presidente de la Generalitat, de “racista”. Con ello, se quiere transmitir que serán los independentistas los que votarán a Sánchez, para derribar a Rajoy, y que, en ningún caso el líder socialista los irá a buscar.