Menú Buscar
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, en la Moncloa.

Sánchez comunica a Rajoy que no votará su investidura

El PSOE rechaza el referéndum de Podemos: "La soberanía nacional no se fracciona"

Redacción
4 min

El líder del PSOE ha transmitido al presidente en funciones, Mariano Rajoy, que no apoyará su investidura, aunque está abierto a pactos de Estado en grandes cuestiones. Asimismo, ha rechazado el referéndum en Cataluña que propone Podemos porque, según ha reiterado, la reforma constitucional es la vía de solución. “No vamos a consentir que se fraccione la soberanía nacional”.

Sánchez, que se ha reunido con Rajoy en el Palacio de la Moncloa, ha expresado el parecer de la ejecutiva PSOE, que rechaza apoyar la continuidad de Rajoy al frente del Gobierno español. “Los españoles quieren cambio, y que ese cambio sea progresista. Y que esté presidido por el diálogo que no ha existido en cuatro años”, ha dicho en una rueda de prensa posterior. No obstante, ha abierto la puerta a pactar asuntos de Estado, como ha ocurrido ya con cuestiones como la lucha contra el yihadismo.

El socialista ha explicado que “la primera fuerza tiene la obligación de intentar formar Gobierno. Hago un llamamiento al resto de formaciones políticas, respetemos la democracia”.

Nueva etapa

El líder del PSOE le ha trasladado a Rajoy su deseo de que su partido presida el Congreso para que se visualice una nueva etapa de pluralidad. “Los españoles han hablado, nosotros cumpliremos con el mandato de los ciudadanos, que quieren un Gobierno de cambio, no queremos nuevas elecciones. Es importante decirles al resto de partidos que la repetición de las elecciones es la última de las opciones. Hay que anteponer el interés general y no el partidista”.

Sánchez cree que la nueva etapa política no puede estar presidida por las líneas rojas que hemos escuchado. “Necesitamos cambios estructurales y tenderemos puentes de diálogo. Todas aquellas fuerzas que quieran recuperación económica, un nuevo sistema fiscal, un nuevo estatuto de los trabajadores, una transición energética, un gran pacto educativo, la lucha contra la violencia de género y, sobre todo, la reforma constitucional que garantice la convivencia de los catalanes, nosotros estamos por hablar”.

En este sentido, ha insistido en el derecho a decidir de todos los españoles sobre la cuestión catalana a través de la reforma constitucional, por lo que “no vamos a consentir que la soberanía nacional se fraccione”.

Ambos dirigentes se han reunidos durante 40 minutos en el Palacio de la Moncloa. Así arrancaba Rajoy su ronda de contactos con las formaciones políticas con el objetivo de buscar apoyos para su investidura. El escenario fraccionado que han dejado las elecciones generales del pasado día 20 complica la estrategia de pactos. La presión ejercida sobre Sánchez para que propicie un gran pacto con el PP que garantice la estabilidad gubernamental es enorme. Dirigentes de la vieja guardia socialista apuestan por esta opción, mientras que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, rechaza una alianza con Podemos, formación que ha irrumpido con fuerza en el Congreso y que pone como condición para pactar la celebración de un referéndum en Cataluña