Menú Buscar
El exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez en el acto de homenaje a Carme Chacón / CG

Sánchez dice que Cataluña es una nación, pero solo cultural

Su nuevo programa como candidato a las primarias del PSOE marca distancias respecto a Podemos, a diferencia de su ideario inicial

4 min

Marcar distancias con Podemos. La última versión del proyecto político con el que Pedro Sánchez concurre a las primarias se distancia de la idea de impulsar la "unidad de acción con otras fuerzas" progresistas que contenía el documento original, lo que supone "reforzar la autonomía" del PSOE respecto a la formación de Pablo Iglesias.

Asimismo, el documento mantiene la concepción "plurinacional" de España, precisando que es un concepto cultural, y la necesidad de "perfeccionar el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado apuntado en el artículo 2 de la Constitución" que recogía el primer borrador. Sabedor de que tiene amplios apoyos en Cataluña, el socialista pone el acento en ese espinoso asunto territorial, pero precisa que solo es un concepto cultural, es decir, que no hay fragmentación de la soberanía española.

Así lo han señalado los coordinadores del proyecto Por una nueva socialdemocracia, José Félix Tezanos y Manuel Escudero, en la presentación del documento definitivo, que pasa de 168 propuestas a 245 propuestas, fruto de las 97.000 sugerencias que han recibido y que han canalizado más de 400 expertos organizados en grupos de trabajo.

El apoyo de los sindicatos

El documento que el propio Sánchez presentó en febrero en el Círculo de Bellas Artes decía que el PSOE "impulsará una Alianza de Progreso", que había que potenciarla con los sindicatos​, especialmente con UGT y CCOO, y "desarrollar la unidad de acción de todas las fuerzas que coincidan en la necesidad de desarrollar una democracia avanzada en lo político y en lo económico que haga progresar la justicia social".

Ahora, señala que "para cambiar el modelo económico y social neoliberal será necesario potenciar las interlocuciones y las alianzas con las organizaciones de los trabajadores y con los sectores de la sociedad que impulsan políticas de progreso", y subraya la "especial importancia" que deberán tener las relaciones del PSOE con los sindicatos y, en particular, con UGT.

Ningún problema con el pluripartidismo

El documento recoge que la nueva socialdemocracia que propugnan los sanchistas no tiene "ningún problema con el pluripartidismo", si bien recalca que los socialistas no renuncian por ello a "vertebrar y liderar el cambio que exigen millones de progresistas".

Manuel Escudero, economista y coordinador del Foro de Economía Progresista Manuel, ha apuntado que en la parte ideológica del documento --en la que los sanchistas exponen qué tienen que ser la socialdemocracia y el socialismo en el siglo XXI-- "apenas ha habido cambios" y ha destacado el "genuino esfuerzo de innovación política" que han hecho, "no de cortar y pegar cosas que existían por ahí".

A ese respecto, ha recordado la distancia crítica que mantiene el proyecto de Sánchez con la actuación de la socialdemocracia en los últimos 20 años y también de algunos aspectos del socialismo español.