Menú Buscar
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante el primer encuentro en la Moncloa con el líder del PP, Pablo Casado / EFE

Casado le dice a Sánchez que fiscalizará su gestión del independentismo en Cataluña

Sánchez y el PP se dan un voto de confianza mutuo en su primera reunión en la Moncloa

02.08.2018 22:36 h.
6 min

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del PP, Pablo Casado, se dan un voto de confianza mutuo, pero estarán expectantes. Especialmente sobre la situación en Cataluña; el popular quiere endurecer las medidas contra los líderes independentistas. Es el resumen de las casi tres horas de reunión entre ambos en la Moncloa.

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ha asegurado que “hay que confiar en la palabra” de Casado cuando afirma que hará una oposición “leal y responsable”, aunque su partido estará “muy atento” a posibles derivas demagógicas partidistas.

Narbona: "Una nueva etapa"

En esta línea, Narbona ha denunciado que Casado ha realizado “una serie de declaraciones demagógicas e irresponsables en temas de Estado”, tales como la inmigración o Cataluña. Pero la voluntad del líder del PP abre “una nueva etapa”, que los populares deberán aprovechar para regenerarse y crear un proyecto de futuro.

Con todo, Narbona “recomienda” a Casado reflexionar acerca del motivo por el cual “el PP está en la oposición teniendo más escaños” y “no ha sido capaz de tejer mayorías”.

El Plan Marshall

Pero no todo son planteamientos alejados. El PSOE reconoce como “muy interesante” la propuesta de Casado acerca de implementar “una especie de Plan Marshall” en África y le ha dado la “bienvenida” a la preocupación que supone “el drama humano de la inmigración” y la pobreza en el Tercer Mundo.

Según Narbona, en su encuentro con Sánchez, Casado ha intentado introducir otras cuestiones en “las que no cabe avanzar en acuerdos”, tales como la política económica o la agenda presupuestaria, ya que defienden opiniones absolutamente contrarias.

El PP: "Muy exigente" con el conflicto catalán

La socialista ha concluido asegurando que “el PP debe entender que este Gobierno está haciendo lo que no hizo el anterior”, es decir, hacer que se cumpla la ley y además generar un “horizonte de desarrollo” en España que convenza a más personas. 

La versión del PSOE coincide con la de Casado, quien ha declarado que será “tremendamente exigente” con el Gobierno en el conflicto catalán, y que denunciará si observa que Sánchez y su equipo están “contemporizando” con los secesionistas o cediendo. En esta línea, el PP ofrece a los socialistas sus votos si fuera necesario reactivar el 155.

Un 155 más duro

Pero Casado, llegado ese extremo, endurecería el 155 e incluiría la intervención de TV3 y contemplaría el “adoctrinamiento” y el hostigamiento a los hijos de los guardias civiles en algunas escuelas catalanas. A pesar de todo, si el independentismo mantiene su “hoja de ruta”, el PP utilizará su mayoría en el Senado para evitar otro proceso de ruptura.

Casado ha recordado también a Sánchez la intención de su partido de presentar una propuesta de reformas del Código Penal que recupere el delito de convocatoria ilegal de referéndum y le ha advertido de que estarán “muy vigilantes” ante cómo se van desarrollando los hechos, porque con los independentistas no cabe la estrategia del “apaciguamiento”.

Niega xenofobia

Espera, por tanto, que Sánchez esté “a la altura” de su responsabilidad y vele por la unidad nacional, la igualdad y el cumplimiento de la ley.

En cuanto a su visión de la inmigración, Casado ha dicho que, aunque le “insulten” y le tachen de xenófobo, él entiende que ha de haber una “inmigración responsable”. Para Casado sí sería xenófobo ver bien que haya miles de africanos extorsionados y esclavizados por las mafias antes e incluso después de llegar a Europa.

Contra las mafias

También ha hecho hincapié en que “España es país solidario” y ha subrayado que el “monopolio de la solidaridad no lo tiene la izquierda”. En este punto, ha relatado que este mismo miércoles tuvo oportunidad de saludar en Algeciras (Cádiz) a varios migrantes que acaban de llegar a España y que “cualquiera habría hecho lo mismo”.

Y es que, según Casado, atender a los inmigrantes “es compatible” con decir que hay que evitar que las mafias actúen, y lo que hay que hacer para resolver esta situación es trabajar en la cooperación en origen y colaboración con la Unión Europea. “Soy de todo menos radical, extremista o de extrema derecha, que me llamen lo que quieran”, ha sentenciado.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información