Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Sánchez anuncia que el Gobierno aprobará mañana los indultos

Un radical de Arran se cuela en el Liceu e intenta reventar el acto del presidente ante la sociedad catalana

6 min

El presidente Pedro Sánchez ha anunciado que el Consejo de Ministros aprobará mañana los indultos a los líderes independentistas encarcelados. "No ignoro que hay personas contrarias a esta medida y tampoco ignoro sus razones. Nosotros tenemos las nuestras, y en ellas pesan más las expectativas de futuro que los agravios del pasado", ha manifestado.

Sánchez ha protagonizado un acto en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona titulado Reencuentro: un proyecto de futuro para toda España en vísperas de que su Gobierno apruebe la concesión de los indultos a los presos del 1-O. El evento, muy criticado por PP, Ciudadanos y Vox, ha venido precedido de una protesta de independentistas en las inmediaciones del coliseo operístico liderada por la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y la CUP.

'Plantón' del Govern

Representantes institucionales, de la política, organizaciones empresariales y sindicales, asociaciones civiles y profesionales del mundo de la universidad, la cultura, el deporte y los medios de comunicación han seguido la conferencia del presidente. Ningún miembro del Govern ha acudido a un acto que ha calificado de "propaganda".

Sánchez ha arrancado su intervención con unos versos de Martí i Pol en catalán en un escenario muy sobrio, en un atril junto a las banderas española, catalana y europea. “Podríamos seguir indefinidamente buscando culpables, el juguete de la discordia, o afrontar el problema, buscar la concordia. Por eso, propondré mañana en el Consejo de Ministros la concesión de los indultos”, ha anunciado. Lo ha hecho entre los gritos de un radical de Arran que se han colado en el Liceu y ha intentado reventar su discurso. Han sido los propios asistentes los que han silbado al antisistema, que ha logrado superar todas las medidas de seguridad del teatro para entrar en la platea.

Convivencia

"La razón fundamental de los indultos es su utilidad para la convivencia, estoy convencido de que sacar a estas personas de la cárcel, que representan a miles de catalanes, es un mensaje no solo a estas personas que cometieron el delito, sino también al conjunto de la sociedad catalana y española", ha dicho el socialista. Igualmente, ha reconocido que con esa medida de gracia no se acabará con el independentismo.

"Comprendo, más aún, a la parte de la sociedad catalana y española que se opone a la concesión de estos indultos: personas que se vieron afectadas en su vida cotidiana, en el trabajo, en la familia, con los amigos, por los hechos enjuiciados en la causa del procés. Pero también quienes apoyamos la medida de los indultos tenemos razones", ha explicado.

Agravios del pasado

"Razones en las que pesan más las expectativas de futuro que los agravios del pasado. Y en la balanza de las decisiones políticas, el futuro debe importar más que el pasado", ha continuado. "Por eso, aún comprendiendo los motivos del rechazo, el Gobierno ha optado por abrir paso a la reconciliación. Al reencuentro. Y creemos que esta medida de gracia abrirá ese camino. Nos dará a todos la posibilidad de comenzar de nuevo y de hacerlo mejor esta vez", ha manifestado en su intento de recuperar el espíritu de concordia del 78.

"Hoy nos encontramos en el Gran Teatre del Liceu, un edificio que es también un símbolo, porque ardió y, gracias al esfuerzo de las instituciones, de las empresas y a un gran espíritu de unidad ciudadana, se pudo volver a levantar. Y pudieron regresar el arte y los aplausos a esta platea". "Este espacio evoca la potencia de la unidad y la cooperación al servicio de lo indispensable: la reconstrucción. He venido a Barcelona, a Cataluña, convencido de que, en los próximos días, la democracia española va a dar un gran paso para que se produzca ese reencuentro que es necesario y es urgente".

Los tres motivos

Según el presidente del Gobierno, hay tres motivos para el perdón. "En primer lugar, porque ha concluido la vía judicial con una sentencia firme del Tribunal Supremo a los líderes del procés, consecuencia de los acontecimientos de septiembre y octubre de 2017. En segundo lugar, porque el Gobierno está obligado a tramitar y dar respuesta a las peticiones de gracia formuladas desde diversos ámbitos de la sociedad civil. El Gobierno no puede sustraerse a la cuestión ni al debate social. Y debe medir las consecuencias políticas de una respuesta en uno u otro sentido". Ha concluido que "el paisaje que nos ha dejado la pandemia nos ha transformado, nos ha hecho tomar viva conciencia de lo verdaderamente importante, que es la vida, y en particular la vida compartida, vivida en común. Nos ha recordado hasta qué punto nos necesitamos unos a otros. Lo único que queda por hacer es recomenzar”.

Sánchez ha concluido también su discurso en catalán. "Catalans i catalanes, us estimem".