Menú Buscar
El líder de la ANC, Jordi Sànchez, durante su declaración ante el Supremo

Sànchez admite que llamó a la movilización el 20S aunque niega obstáculos a la comitiva judicial

El líder de la ANC ha defendido el "derecho legítimo a la protesta" en una "sociedad democrática"

21.02.2019 13:22 h.
6 min

Jordi Sànchez ha admitido que llamó, mediante una intervención radiofónica y la red social Twitter, a la movilización frente a la Consejería de Economía, que estaba siendo registrada por orden judicial. Eso sí, ha manifestado que "no se produjo ningún obstáculo y la comitiva judicial hizo su labor" el 20 de septiembre de 2017. El líder de la ANC ha enmarcado los hechos en el "derecho legítimo a la protesta" en una "sociedad democrática", durante su declaración ante el Tribunal Supremo en el juicio del 1-O. 

"¿Por qué no disolvió la concentración con un megáfono?", ha inquirido el fiscal Javier Zaragoza.  "Aunque hubiese querido, con un megáfono, no soy capaz de desconvocar esa movilización", ha respondido Sànchez. "Pero sí lo hizo por la noche", ha apuntillado el representante del ministerio público. "Sí, porque por la noche había las herramientas técnicas para hacerlo", ha justificado el independentista. 

Trabajo de la comitiva judicial

Durante el interrogatorio de la Fiscalía,  el líder de la ANC ha manifestado que no se "dificultó el trabajo de la comitiva judicial". "No hubo ninguna persona que dejara de estar presente en el registro por la concentración que estaba teniendo lugar en Rambla Catalunya", ha contestado Sànchez.

"Se produjeron momentos de tensión, ¿usted cree que forma parte del derecho legítimo de protesta?", ha continuado Zaragoza.  "No", ha replicado el interrogado, "pero esos hechos sucedieron a las 1:30 de la madrugada, cuando gran parte de la gente concentrada se había disuelto, tras nuestra llamada –junto al líder de Òmnium, Jordi Cuixart– a abandonar la protesta". "La comitiva judicial terminó su labor sobre las 23.00; nosotros mantuvimos el pasillo de los voluntarios, porque a través de ese pasillo estaba previsto que la comitiva judicial saliera", ha detallado. 

Conversaciones con Trapero

El fiscal también ha preguntado a Sànchez por sus comunicaciones con el exmayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero. “Hago una llamada para decirle que el conseller --de Interior, Joaquim Forn-- me ha pedido colaboración. Me dice que tendríamos que garantizar la seguridad --por la gran afluencia-- y él me dice ‘por favor, encárgate de esa labor con los voluntarios, y me da el nombre de la señora –Teresa– Laplana –intendente–", ha explicado.

Jordi Sànchez se considera un "preso político"

Sànchez sostiene que no sabe cuántas llamadas intercambió ese día con Trapero. La primera, es en la que gestionan hacer el “pasillo”, explica el líder de la ANC. Después hay otro bloque de comunicaciones, “el tema más intenso emocionalmente durante la jornada”, cuando el teniente de la Guardia Civil le comunica que en los coches estacionados ante la Consejería –de Economía– hay "armas largas". Tras éste, hubo otro bloque, durante la noche, cuando la comitiva judicial estaba terminando su labor, para “facilitar su salida”. “Hicimos las desconvocatorias oportunas, y yo pedí a los voluntarios que dejaran de proteger a los vehículos". 

Funciones de orden público

“Parece que le encomendaron funciones de orden público, por las conversaciones que tiene con Trapero y con Forn”, ha manifestado el fiscal. Sànchez ha explicado que colaboró en lo que pudo pero que "no se vio capacitado para desplazar a miles de personas durante unos cuantos metros" para que los miembros de la comitiva judicial pudiesen pasar. Eso sí, ha negado ser consciente de que los responsables de registrar el lugar tuvieron que refugiarse en el interior del edifico para proteger su integridad ante "amenazas e insultos" –en palabras de Zaragoza–. El líder de la ANC sostiene que el 20S fue un día, en inicio, "festivo", con conciertos durante la movilización.

"¿Cuándo vio usted que los coches estaban dañados?", ha inquirido Zaragoza. “Hubo coches dañados, pero es desproporcionado creer que una acción de pocos individuos sea la excusa para criminalizar la protesta”, ha detallado el acusado. Zaragoza ha insititdo: "usted declaró que los vehículos se vieron dañados, en inicio, porque se subieron miembros de la prensa, no manifestantes", ha inquirido Zaragoza. El independentista ha salido por la tanjente, y ha explicado que tras más de "500 días en la cárcel" no puede garantizar lo que dijo en aquel momento.