Menú Buscar
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso defendiendo la declaración de estado de alarma / EP

Sánchez admite que esperó lo "imprescindible" para declarar el estado de alarma

El presidente asevera que la respuesta del Gobierno al coronavirus fue ponderada con un “exquisito cumplimiento de las indicaciones científicas"

3 min

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reconoce que esperó a declarar el estado de alarma hasta que se tuvo la certeza de que era "imprescindible", aunque para entonces la pandemia ya se había expandido por España.

El jefe del Ejecutivo ha dado explicaciones este miércoles en el Congreso de los Diputados y se ha defendido de las críticos y sus ataques por el tiempo perdido por no declarar antes el estado de alarma. Reprocha a los formaciones que cuestionan sus tempos de hablar con "sesgo de retrospectiva", es decir, que lo hacen porque conocen el desenlace. Todos los países hubieron actuado de manera distinta si supiesen lo que se sabe ahora, afirma.

OMS

Sánchez recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la pandemia mundial del coronavirus hasta el 11 de marzo. Ese día, el mismo organismo instó a todos los países a proteger la salud pero minimizando los costes sociales y económicos, así como a respetando los derechos humanos. "Y así ha sido como he querido proceder”, asegura.

El presidente asevera que la respuesta del Gobierno fue ponderada, con un “exquisito cumplimiento de las indicaciones científicas, la prevención de la alarma socioeconómica y la máxima garantía de cumplimiento de nuestro estado social y económico de derecho”.

Certezas

El socialista se cobija en los derechos que recorta el estado de alarma para justificar la tardanza en decretarlo: "Se decretó el estado de alarma cuando se tuvo la certeza de que resultaba imprescindible y solo entonces, porque los derechos que restringe y los bienes que pone en juego son suficientemente valiosos como para ser preservados hasta el último instante".

En este sentido Sánchez, subraya que el decreto abre un “precedente”, pero recuerda que conlleva medidas "extraordinarias" que reducen libertades, por lo que sólo debe aplicarse cuando es "absolutamente necesario". Por esta razón, valora que "podría haber sido exagerado" haber aprobado el estado de alarma una semana antes a cuando se hizo.

Competencias

El jefe del ejecutivo admite que con un estado descentralizado como España se produce un "equilibrio difícil" a la hora de tomar el control de competencias que están transferidas a las comunidades autónomas.

Lejos de la crítica, Sánchez ha aprovechado para reivindicar el Estado de las autonomías a las que, confiesa, no tiene reproche alguno que hacerles. De hecho, promete que cuando pase la crisis provocada por el coronavirus, reforzará el sistema de salud pública que están en manos de las comunidades.