Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El 'conseller' de Interior, Miquel Sàmper, y el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès / DAVIZ ZORRAKINO (EUROPAPRESS)

Sàmper, sobre el modelo policial catalán: "No es bueno, saludable ni sano debatirlo ahora"

El 'conseller' de Interior sostiene que el debate sobre el orden público y los Mossos debe trasladarse al Parlament y tratarlo de forma "serena y tranquila" y atendiendo a los expertos

6 min

El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Sàmper, advierte ahora de que "no es bueno, ni sano, ni saludable" debatir sobre el modelo policial en Cataluña en este momento, y ha pedido que sea en el Parlament donde durante la próxima legislatura se aborde la cuestión, "con serenidad y explorando los que existen en otros países occidentales".

El responsable político de los Mossos d'Esquadra ha comparecido este miércoles ante la Cámara catalana para dar detalles acerca de los violentos disturbios que se han vivido en las calles de Barcelona y otras ciudades catalanas en las últimas semanas, en el marco de las protestas contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél el 16 de febrero.

Un centenar de heridos y ataques a 150 comercios

Sàmper ha repasado las movilizaciones de estos días, que han dejado un saldo final de más de 41.000 manifestantes, 27 heridos, 136 detenidos y 73 agentes del orden lesionados, así como 375 contenedores quemados, 152 locales comerciales dañados y 25 daños de otro tipo.

"El derecho a la manifestación es incuestionable, pero la violencia es intolerable", ha manifestado el alto cargo de la Generalitat.

Culpa a los "oportunistas"

Según el conseller de Interior, los colectivos que participan de forma pacífica en las protestas son el grupo mayoritario y tienen diferentes perfiles y objetivos, y luego hay "los grupos de carácter oportunista que buscan causar daños, saquear comercios y el enfrentamiento con la policía sin ningún fin político", entre los que se encuentran jóvenes, algunos con antecedentes por delincuencia habitual.

Entre estos últimos, que acostumbran a buscar el enfrentamiento con la policía valiéndose de tácticas de "guerrilla urbana", el perfil dominante es, según él, el de "jóvenes de la calle, algunos de origen extranjero y con antecedentes de delincuencia habitual y común".

Investigación por la pérdida de un ojo

Sàmper ha lamentado el caso de la chica que perdió un ojo, todo apunta que a causa del impacto de una bala foam durante las protestas del día 16 de febrero en Barcelona. El conseller asegura que su consejería abrió una investigación "de inmediato" y afirma que el expediente interno ya está en manos del juzgado de instrucción número uno de Barcelona.

También ha desvelado que contactaron de inmediato con la familia de la joven para trasladarles que se actuará con "rapidez y transparencia" para esclarecer los hechos, y para "resarcir" a la víctima. Sobre esta cuestión, Sàmper ha apuntado que responsables de su departamento se reunieron con miembros de la entidad Iridia y Amnistía Internacional, un encuentro en el que se ratificó el compromiso de la policía catalana de hacer públicos los protocolos de orden público para que los conozca el conjunto de la ciudadanía.

"Imposible" mediar con los organizadores

Sàmper ha asegurado también que fue "imposible" mediar con los organizadores de las protestas: "El área de mediación intentó encontrar interlocutores, pero ha sido imposible del todo, durante estos 13 días, poder mediar con quienes convocaban estas manifestaciones", ha sostenido el dirigente de JxCat su comparecencia en la Diputación Permanente del Parlament.

El conseller ha concluido que en los pasados días se ha vivido "la confusión" entre el derecho a manifestación y la violencia, ha agradecido el trabajo realizado por los cuerpos de seguridad y ha reclamado que en próximas movilizaciones los participantes contribuyan a aislar a quienes quieran provocar altercados.

Niega tibieza con los violentos

Sàmper, asimismo, ha rechazado no haber sido sido contundente al condenar la "violencia extrema" que se ha vivido en Cataluña estos días, y niega que su actuación estuviera condicionada por las negociaciones para formar Govern con la CUP. A pesar de que esta misma semana no dio a entender eso en una entrevista en TVE.

Según ha apuntado, el peor episodio que se ha vivido en los disturbios fue el asalto de la primera noche a la comisaría de la localidad barcelonesa de Vic, donde ha reconocido que 18 agentes llegaron a "temer por sus vidas". Algo que también ocurrió en el caso del guardia urbano de Barcelona que tuvo que huir de la furgoneta que incendió un grupo de radicales.

En relación al encapsulamiento por parte de los Mossos d'Esquadra de un grupo de manifestantes hace una semana en la calle Gran de Gràcia de Barcelona, ha explicado que están "aclarando e investigando internamente" lo ocurrido. Y ha defendido que el cuerpo dispone de las herramientas para detectar actuaciones que vulneren derechos o no se ajuste a protocolos de actuación.

Destacadas en Política