Menú Buscar
Soraya Sáenz de Santamaría y Oriol Junqueras en el encuentro que mantuvieron en Moncloa el verano pasado / EFE

Sáenz de Santamaría se reúne hoy con Junqueras en Barcelona

El vicepresidente catalán quiere trasladar personalmente la voluntad de celebrar el referéndum independentista este año

2 min

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el vicepresidente de la Generalitat y consejero de Economía, Oriol Junqueras, se reunirán esta tarde en Barcelona, según han confirmado a Efe fuentes del gobierno catalán.

Esta reunión estaba prevista desde hacía semanas, y en ella se pueden tratar cuestiones como el debate soberanista, la financiación autonómica y las pensiones, a una semana de la reunión de la conferencia de presidentes autonómicos.

Tres asuntos

Fuentes del Govern han asegurado que Junqueras pretende abordar tres asuntos: el referéndum independentista que pretende convocar el Ejecutivo catalán, la crisis de la deuda española y el agotamiento de la hucha de las pensiones.

El Gobierno catalán ha convocado un referéndum sobre la independencia de Cataluña para el próximo septiembre, y Junqueras quiere trasladar personalmente a Sáenz de Santamaría la voluntad de cumplir con lo que los independentistas definen como el mandato democrático de los catalanes.

En este sentido, estas fuentes comentan que, por ahora, este debate se ha canalizado básicamente a través de los medios de comunicación, y que no ha habido apenas ocasiones de exponer en persona esta reivindicación.

Financiación autonómica

Por su parte, el Gobierno ha convocado este mes la Conferencia de Presidentes, y en las últimas semanas ha multiplicado los llamamientos para que Carles Puigdemont asista a esa cita.

La última vez que se vieron ambos dirigentes fue el pasado 21 de julio en Madrid, en un encuentro mantenido en el Palacio de La Moncloa al que asistió el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

El pasado 21 de noviembre Junqueras envió una carta a la vicepresidenta en la que le felicitaba por su nombramiento y la emplazaba a mantener "un diálogo fluido" con el ejecutivo catalán a pesar de sus diferencias sobre "el derecho a decidir de los ciudadanos".