Menú Buscar
El presidente de S'ha acabat, Josep Lago, con otro miembro de la organización con la denuncia a Fiscalía / S'HA ACABAT

S'ha acabat lleva a Fiscalía las pintadas y símbolos 'indepes' de la UAB

La organización asegura que ha sido un "último recurso" ante la negativa de Margarita Arboix de hacer cumplir la resolución electoral

25.04.2019 14:25 h.
3 min

La asociación joven constitucionalista S'ha acabat denuncia a la rectora de la UAB, Margarita Arboix, por incumplir la resolución de la Junta Electoral Provincial (JEP) en la que se obligaba a borrar los murales y demás pintadas en la universidad catalana. La organización considera que "existen indicios de que se está produciendo una desobediencia al acuerdo" del organismo electoral. 

La reclamación –que interpuso la propia organización juvenil– obligaba a la Autònoma a retirar "en el plazo más breve posible" a "limpiar todas las paredes y murales pintados sin autorización realizados por terceros". La organización considera, tras muchos recursos, que "no tienen otra alternativa". 

Postelectoral

S'ha acabat, según un comunicado, asegura que "exigirán que se retiren los símbolos partidistas" más allá del periodo electoral, para que así "se cumpla la Constitución todos los días del año". Los jóvenes contrarios a la independència remarcan que no se puede olvidar que el artículo 103.1 de la Carta Magna "expone el deber de neutralidad de la Administración Pública siempre".

 

 

La decisión de acudir a la Fiscalía se ha tomado como "último recurso" después de que hayan presentado cinco escritos en relación con el tema a la Junta Electoral de Sabadell y a la Junta Electoral Provincial. "Ún último recurso al que no deseábamos llegar pero que resulta ineludible dada la falta de eficacia de la administración electoral", han asegurado. 

Acoso 'indepe'

S'ha acabat organizó un acto en la UAB que contó con gran diversidad de público, entre los que se encontraban Manuel Valls o Cayetana Álvarez de Toledo, y que fue boicoteado por independentistas radicales cercanos al entorno de la CUP y su brazo estudiantil, el SEPC. Los miembros de la organización ya habían sufrido acoso antes, sobre todo su presidente. Josep Lago llegó a recibir amenazas de muerte en las redes sociales. 

Los partidos constitucionalistas se solidarizaron con la organización tras los incidentes de la UAB, e incluso hicieron llegar el caso al Parlament. Lago aseguró tras los ataques que aunque "hay un cierto temor, pero miedo ya no"y prosiguió para dejar clara su posición: "No nos callarán".