Menú Buscar
El exconseller Josep Rull, número 6 de Junts per Catalunya por Barcelona, junto a la directora de campaña de la candidatura, Elsa Artadi / EFE

Rull admite que la Constitución da margen para que Cataluña avance

El consejero cesado, que acaba de salir de prisión, inicia el "aterrizaje" en la realidad de los dirigentes del PDeCAT, al margen de Puigdemont

5 min

Los dirigentes del PDeCAT, poco a poco, buscan el modo de aterrizar en la realidad después de un último año muy convulso. Josep Rull, exconsejero de Territori i Sostenibilitat, que acaba de salir de prisión, ha defendido este miércoles la capacidad de los catalanes para decidir su futuro, pero considera que hay todavía margen para negociar y buscar acuerdos dentro de la Constitución. Su máxima es “democracia, democracia y democracia”, y, aunque asegura que su capacidad de expresión está limitada, porque se comprometió ante el juez a no defender una vía unilateral, su posición muestra la voluntad de todo el partido de entrar en una nueva fase política, aunque con el problema añadido que supone la figura de Carles Puigdemont.

Rull, en el foro Tribuna Barcelona, ha insistido esta mañana en que la gran prioridad ahora es restablecer la “normalidad institucional”, y que eso pasa por doblegar el 155, con la restitución de la presidencia de la Generalitat, a través de Puigdemont. Eso se considera esencial, para demostrar que el 155 no puede provocar un cambio en el gobierno catalán. Pero esa cuestión ya dependerá de los resultados de las elecciones y de los acuerdos que se establezcan con Esquerra Republicana. Las dos cuestiones siguientes, según Rull, y que comparte el partido, se centran en ahondar las posibilidades que aún puede generar la Constitución, para acordar un posible referéndum, y negociar una “financiación autónoma para Cataluña”.

Entre dos frentes

¿Moderación? Más bien aterrizaje en la realidad. Otros dirigentes del PDeCAT, consultados por Crónica Global, inciden en la necesidad de salir de la situación de bloqueo, entre el independentismo y el constitucionalismo, y abogan por el diálogo con el Gobierno del Estado. El problema es que Puigdemont, con la elaboración de su lista electoral, y en función del peso que logre el 21-D, camine hacia otros derroteros. Puigdemont cuenta con Elsa Artadi y otros apoyos, como Francesc Homs, todos dispuestos a plantear un pulso a Mariano Rajoy para mantener vivo el proceso soberanista.

Lo curioso es que ha sido Artadi la que ha presentado a Rull en el foro Tribuna Barcelona. Miquel Roca, habitual en las presentaciones, que reúne a personalidades de la sociedad civil, no lo ha querido hacer por su relación de amistad con Rull, con la pérdida, según él, de la necesaria objetividad. Aunque Artadi ha valorado la capacidad de Rull, su proximidad con Puigdemont le aleja ahora de las tesis del partido.

Los planes del PP

Esa posición, con la idea de iniciar una nueva etapa, no ha evitado que Rull centrara sus críticas en el PP, al entender que tenía el claro objetivo de aplicar el 155 de la Constitución, convocara o no elecciones el presidente Carles Puigdemont. Se trata, a juicio de Rull, de “la cuarta fase del 155”, que se inició con la sentencia del Estatut, en 2010, con la “recentralización” del Gobierno del PP, la intervención de las finanzas de la Generalitat, y la aplicación “final” del 155.

Por ello, Rull ha cargado contra el socialista Miquel Iceta, porque “él sabía que se iba aplicar el 155 y que no es verdad que Puigdemont lo podía evitar convocando elecciones”. Según Rull, que va en el número 6 en la lista de Puigdemont, el PP ha tenido otro proyecto desde siempre y “considera un error la descentralización en España, e, incluso, el retorno del presidente Josep Tarradellas”.

Pese a ello, los dirigentes del PDeCAT buscan cómo acomodarse a la realidad, pero a partir del 21-D, y según cómo gestione el futuro de Puigdemont.