Menú Buscar
Carmen Calvo y Dieter Zetsche, de Daimler, en la entrega de premios donde Juan Rosell le anunció su visita a Junqueras / EUROPA PRESS

Rosell informó al Gobierno antes de verse con Junqueras en la prisión

La vicepresidenta Calvo considera que la iniciativa del presidente de la patronal es normal, como que un preso reciba visitas, sea quien sea el visitante

10.10.2018 20:28 h.
3 min

Juan Rosell, presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), informó con carácter previo a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, de su intención de visitar el lunes pasado en prisión al exvicepresidente de la Generalitat catalana Oriol Junqueras.

Calvo lo ha dicho en una entrevista radiofónica, en la que ha añadido que le pareció normal que Rosell quisiera visitar a Junqueras, si bien ha afirmado desconocer de qué hablaron.

Demasiada demonización

"Llevamos años demonizando cosas que no tienen sentido", ha reflexionado Calvo sobre la confidencia que "con total normalidad" le hizo Rosell en la entrega de premios de motor del diario El Mundo en la que coincidieron ambos. La vicepresidenta ha recordado que un preso tiene derecho a recibir visitas, independientemente de quién sea el preso y quién la visita.

Preguntada sobre el balance del diálogo ensayado por el Gobierno de Pedro Sánchez con el Ejecutivo catalán de Quim Torra, Calvo ha señalado que, a pesar de lo poco que les ayudan las cosas, van "en la buena dirección" porque se salvan poco a poco "obstáculos en el Parlament" y se avanza en la búsqueda de una salida constructiva al conflicto.

Consejo de Ministros en Barcelona

A partir del día 26, cuando el Consejo de Ministros se celebre en Sevilla, el Gobierno empezará a trabajar en una reunión similar del Gabinete en Barcelona, si bien no ha podido precisar en qué fecha.

Calvo dice que el Gobierno ni celebra ni deja de celebrar la ruptura de la unidad en el bloque independentista que se evidenció este martes cuando ERC se distanció de JuntsxCat y decidió no permitir que los diputados procesados por el Tribunal Supremo pudieran seguir delegando su voto, lo que vulneraría la exigencia del juez Pablo Llarena que pedía que fueran sustituidos por otros.

"El Gobierno lo que quiere es que el Parlament funcione con legalidad y normalidad", atendiendo a su reglamento, sus letrados, el Estatut y la Constitución, ha subrayado Calvo.