Menú Buscar
Juan Rosell, presidente del CEOE en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

Rosell (CEOE): “Será complicado que las multinacionales vuelvan a Cataluña”

El presidente de la Confederación Española de empresas asegura, además, que habrá menos incremento de sueldo como consecuencia del 'procés'

3 min

Juan Rosell, presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), ha afirmado este martes que "va a ser complicado que decidan volver" a Cataluña las empresas multinacionales que se han ido, o que han descartado una de sus ciudades para ubicar su sede como consecuencia del procés.

Rosell se ha referido a las consecuencias negativas del proceso independentista recalcando que en Cataluña "habrá menos incrementos de sueldo" que en el resto de España precisamente por el conflicto catalán y la deriva independentista.

Esperanza de tranquilidad

Concretamente, sobre la marcha de empresas de Cataluña, Rosell ha aseverado que las compañías del sector financiero "no tenían otra alternativa" que abandonar el territorio y el resto de empresas han cambiado su sede social por la "tranquilidad y seguridad legal".

"Vamos a ver si se tranquiliza y se empieza a parar el número de empresas que se van", ha apuntado, remarcando que "va a ser complicado" que regresen las empresas multinacionales que tomaron la decisión de irse o de no ubicar su sede en Cataluña e irse a otra ciudad fuera de España.

Tarradellas, el favorito

El presidente de la CEOE se ha mostrado partidario este martes de abordar una reforma constitucional para "adaptar la legalidad a la realidad" cuando ésta cambia. A su juicio, la independencia de Cataluña "no es una opción" porque es ilegal, al mismo tiempo que ha defendido "cambiar las normas dentro de la legalidad". Pero ha apuntado que el marco legal de hoy en día no tiene nada que ver con el de hace 20 o 30 años.

Para Rosell, el mejor presidente de la Generalitat de la historia ha sido Josep Tarradellas por su "perfecto conocimiento de Cataluña”. Tiempo después, ha explicado, empezó el proceso secesionista catalán en el que los partidos y dirigentes comenzaron a competir por "ser más nacionalista y más moderno".