Menú Buscar
Albert Rivera, en Palma de Mallorca, con su proyecto de plataforma ciudadana en Baleares /EFE

Rivera tacha de ingenuo a Sánchez por su acercamiento a Torra

Rivera, acompañado de Manuel Valls, defiende un proyecto de “ciudadanos libres e iguales” en un acto “patriótico” en Mallorca

5 min

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, descolocado tras la moción de censura que ha llevado a la Moncloa al socialista Pedro Sánchez, ha ido retomando su proyecto “patriótico” con el objetivo de mostrar la “ingenuidad” del presidente del Gobierno, que se reunirá este lunes con el presidente catalán Quim Torra. En un acto en Mallorca, para presentar en Baleares la plataforma ciudadana que debe reforzar el proyecto político de Ciudadanos, y acompañado de Manuel Valls, el exprimer ministro francés, Rivera ha señalado que luchará por una “España de ciudadanos libres e iguales”, frente a la “ingenua nación de naciones” que propone Sánchez.

Rivera tiene claro cuál debe ser su campo de juego, el de vigilar de cerca cualquier nuevo acuerdo del Gobierno central con los nacionalistas, al vislumbrar que en ese espacio acabará incidiendo con fuerza Ciudadanos, entrando en el electorado del PP, pero también, a su juicio, en algunos sectores del PSOE. Precisamente, Rivera pudo contar en el acto con el exsocialista Joan Mesquida, que fue director de la Policía y la Guardia Civil entre 2006 y 2008, y que ha comenzado a colaborar con Ciudadanos, con el objetivo, como dijo, de trabajar por "una España de patriotas y no una España de nacionalistas".

Contra la "comodidad"

Con la mirada puesta en Cataluña, la idea es que es necesario a medio y largo plazo un proyecto político que sea combativo con el nacionalismo, aunque a corto plazo “no sea cómodo”. En cambio, para Rivera, “es el camino correcto, en la defensa patriótica de la igualdad de todos los españoles”.

No se trata de llegar a acuerdos, sino de “combatir intelectual, política y socialmente" a los que buscan la independencia de una parte del territorio español. Por ello, Ciudadanos considera que Sánchez debería haber renunciado a la entrevista con Torra, hasta que el independentismo renuncie a sus objetivos unilaterales y se disculpe por todo lo sucedido desde el otoño de 2017. El objetivo de Rivera es “acabar con el apaciguamiento”, que otros políticos del PP y del PSOE también han calificado, en los últimos años, como la “política del contentamiento”.

Defensa del castellano

En una comunidad donde se vive con intensidad en conflicto de Cataluña, como Baleares, con asociaciones y entidades y políticos nacionalistas que apuestan por el catalán en detrimento del castellano, según sus propias denuncias, Rivera ha querido entrar en ello, después del último incidente que se ha conocido contra la empresa de calzados Mascaró.

Así, Rivera ha aconsejado a la presidenta del Gobierno balear, Francina Armengol, “no ir contra el pan de más de la mitad de los ciudadanos de las Islas al poner trabas a aquellos que quieren generar riqueza”, en relación también a la pretensión de regular los flujos del turismo.

El impulso de Valls

Rivera ha estado acompañado por Valls, el político francés, que está despejando los últimos escollos para anunciar su candidatura a la alcaldía de Barcelona. Valls ha insistido en que el “nacionalismo es guerra” y que defenderá un proyecto de igualdad tanto en España como en Francia, porque los problemas son similares. “Cuando unos quieren imponer su visión estrecha y sacar el español de las clases e imponer su visión supremacista y romper a España, esos están preparando hoy, de otra manera por supuesto, las guerras”.

El proyecto de Ciudadanos, por tanto, se refuerza en una línea patriótica para buscar las debilidades del PP y del PSOE, y desbaratar lo que se entiende como una aproximación al independentismo, una práctica similar, según Rivera, a lo que hicieron en su momento tanto los populares como los socialistas con los acuerdos con CiU.