Menú Buscar
Pedro Sánchez y Albert Rivera en una imagen de archivo / EFE

Rivera asegura que España “está aún peor” con Sánchez en el Gobierno

El líder de Ciudadanos mantiene su presión sobre el PP y quiere aparecer como el más firme opositor al Gobierno del PSOE con el asunto de Cataluña

3 min

La posible colaboración que se había dibujado hace unos meses entre el PSOE y Ciudadanos se desmorona. El líder del partido naranja, Albert Rivera, considera que España “está aún peor” con Pedro Sánchez al frente, en comparación con Mariano Rajoy. Y que esa consideración se debe, fundamentalmente, a la situación de Cataluña, donde, a su juicio, se tolera un “clima de intimidación a jueces, a fiscales, a cargos públicos, y, en general, a catalanes que no son independentistas”.

Rivera se ha querido avanzar al propio Sánchez, que realizará una valoración del curso político, y de sus primeros meses al frente del Gobierno este viernes desde la Moncloa. El líder de Ciudadanos ha ofrecido su propia visión del curso político, marcado por la moción de censura contra Mariano Rajoy. Según Rivera, el presidente del Ejecutivo español ha quedado “en manos de Puigdemont, Torra, Rufián y Pablo Iglesias, es decir, ha puesto a todos los españoles en manos de los separatistas”.

Acoso a los jueces

Ese será el argumento central de la posición de Rivera en los próximos meses, al entender que es la forma de presionar al Gobierno del PSOE, vigilando cualquier gesto o medida que tome en relación a Cataluña.

La base de ese argumento es que el independentismo tiene una gran presencia en el ámbito público y que eso condiciona a la sociedad catalana y ofrece una imagen de desamparo y de falta de compromiso del Gobierno central. “Hay un acoso a los jueces”, señala, en alusión a lo que sucedió el pasado fin de semana en un restaurante cercano a Palafrugell cuando los CDR locales acosaron al juez Pablo Llanera.

“El Gobierno no limpia las calles de esos símbolos”, ha añadido Rivera, en relación a la presencia de lazos amarillos y pintadas independentistas. “Es insoportable vivir así y si ellos no lo hacen, lo haremos nosotros y limpiaremos las calles, las playas y las plazas de cruces amarillas”, ha sentenciado, criticando con dureza a la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, por no hacer cumplir la legislación sobre "la neutralidad" en el espacio público.