Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Rafael Ribó, Síndic de Greuges, en una comparecencia en el Parlamento catalán / EFE

Ribó señala a los cuerpos de seguridad y se olvida de la gestión del Govern

El Síndic de Greuges reclama a los ciudadanos que presenten quejas si han visto sus derechos vulnerados por la policía durante el estado de alarma y le pide que evite “abusos”

6 min

Curarse en salud, o adelantarse a los hechos, o, sencillamente, poner el foco en otra parte y no en la gestión del Govern ante la crisis sanitaria del coronavirus. Es lo que ha decidido hacer el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, al reclamar a “las fuerzas y los cuerpos de seguridad” que no caigan en “abusos” y que actúen con “proporcionalidad” según los estándares nacionales e internacionales, dentro de la situación de estado de alarma.

El Síndic de Greuges ha elaborado una serie de recomendaciones sobre la actuación de los cuerpos de seguridad, en un momento en el que autoridades del departamento de Salut quisieron impedir que el Ejército organizara un hospital de campaña en Sabadell, en contra del propio equipo de gobierno del municipio. Sin que existan denuncias de por medio, Ribó se adelanta y reclama que “la actuación de la policía debe respetar en todo momento lo ordenado por los estándares nacionales e internacionales para garantizar los derechos humanos”.

"Quejas" de los ciudadanos

¿Qué es lo que pide? Señala que “la función de los cuerpos y las fuerzas de seguridad debe ser principalmente pedagógica y de advertencia, no sancionadora”. Pero, en ¿qué se basa el Síndic de Greuges? Aunque admite que la actuación de la policía, o del conjunto de los cuerpos de seguridad en Cataluña “está siendo, con carácter general, ponderada y pedagógica”, señala que se ha tenido conocimiento a través de escritos o de noticias publicadas de situaciones “que se podría considerar que incurren en abuso de las atribuciones policiales".

Ha recibido “quejas” de ciudadanos que se han encontrado en la calle realizando tareas previstas en el decreto de estado de alarma, durante el confinamiento, que han sido increpados por “agentes policiales, presuntamente de malas maneras” al pedirles explicaciones. Y que, en otros casos, “se las ha obligado a volver al domicilio con la imposición de la sanción correspondiente puesto que, a criterio del agente en cuestión, la respuesta no era lo bastante satisfactoria o convincente”.

Imagen de Rafael Ribó, Síndic de Greuges / EFE
Imagen de Rafael Ribó, Síndic de Greuges / EFE

Generar "confusión"

Ribó se ha querido centrar en la actuación de los cuerpos de seguridad, pero no ha entrado, por ahora, en la gestión del Govern de Quim Torra sobre las residencias de ancianos, que sufren una delicada situación por el coronavirus, o por el colapso en los hospitales ante la falta de respiradores.

El Síndic insiste en esas recomendaciones para los cuerpos de seguridad, al entender que se puede generar “confusión” sobre sus atribuciones durante el estado de alarma. Y reitera que ha tenido conocimiento de “casos documentados a través de grabaciones de algunas personas que han denunciado a través de las redes sociales cómo en diferentes puntos del Estado agentes del Cuerpo Nacional de Policía se exceden en el uso de la fuerza contra personas que transitan por la vía pública”.

En el documento elaborado se señala que ya ha habido algunas reacciones: “Frente a esa situación de violencia, organizaciones de defensa de derechos humanos, impulsadas por la plataforma Defender a quien defiende, mediante una carta dirigida al ministro de Interior y al Defensor del Pueblo, han exigido que se activen canales internos de investigación y de depuración de responsabilidades, y que se garantice que la actuación de los cuerpos y fuerzas de seguridad esté regida por el principio de legalidad y de respeto a los derechos humanos”.

Proporcionalidad

Sin embargo, se han producido algunas situaciones en las que han sido ciudadanos los que han propuesto medidas contra los cuerpos de seguridad. Es el caso de un concejal de la CUP en Vic, Joan Coma, que pidió “abrazar fuerte y toser en la cara” a los miembros del Ejército si se les veía en Cataluña: “Quizá así se van y no vuelven más”.

El Síndic de Greuges recomienda que se actúe “con proporcionalidad”, tanto en el momento de detener a alguna persona como en la aplicación de sanciones económicas, anticipándose a un posible problema, pero sin entrar en la cuestión más importante del momento y que se relaciona con la gestión del Govern sobre el coronavirus.