Menú Buscar
El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, en la firma del convenio con el Consejo Superior de Desportes en octubre de 2015.

Reunión de urgencia para salvar los Juegos del Mediterráneo

El alcalde de Tarragona se entrevistó con el ministro de Educación para reclamar los pagos atrasados. La UTE encargada de construir el Palacio de Deportes renuncia porque es "inviable"

María Jesús Cañizares
4 min

Han saltado las alarmas. La falta de financiación amenaza la celebración de los Juegos Olímpicos del Mediterráneo que la ciudad de Tarragona tiene previsto inaugurar en poco más de un año. La situación es tan preocupante que el alcalde de Tarragona, Josep Félix Ballesteros (PSC), celebró el lunes una reunión de urgencia con el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez Vigo, al que reclama el pago de 10 millones para sacar adelante el evento. La reunión fue “esperanzadora”, afirman fuentes del consistorio, pero el alcalde no logró arrancar al ministerio un calendario de pagos.

Está previsto que los Juegos de Mediterráneo se celebren del 30 de junio al 9 de julio de 2017 en Tarragona, con subsedes en otros 15 municipios. Durante los 10 días de competición se desarrollarán 34 disciplinas deportivas en las que participarán unos 4.000 deportistas de 25 nacionalidades.

Nueva adjudicación

En febrero, la UTE formada por las empresas García Riera, Dragados y Rubau renunció a construir el equipamiento estrella de los Juegos, el Palacio de Deportes de Tarragona. Las empresas alegaron que el proyecto era inviable económicamente, por lo que, el pasado viernes, la Generalitat adjudicó de urgencia la obra a la segunda UTE clasificada en el concurso, integrada por Calaf SAU & Copisa Constructora Pirenaica, SA por un importe de 8.062.331,36 euros (IVA excluido) y 12 meses de plazo.

La Generalitat sí ha hecho efectiva su parte de la financiación impulsando la construcción de este pabellón, situado en el Anillo Olímpico de Tarragona, cuya urbanización ha costado 12 millones asumidos por el Ayuntamiento. La Diputación de Tarragona, por su parte, ha pagado nueve millones en obras en las sedes secundarias, mientras que la Diputación de Barcelona ha aportado dos millones para acondicionar la subsede de Castelldefels.

Beneficios fiscales

En paralelo, el Gobierno español aprobó en 2013 la concesión de beneficios fiscales a empresas patrocinadoras de los Juegos por un total de 27 millones de euros, pero la crisis económica disminuyó las expectativas, y esta cifra ha quedado reducida a la mitad. El Ayuntamiento confía en que el Estado pague, no obstante, esa diferencia, es decir, unos 14 millones.

Lo cierto es que, más allá de un protocolo de intenciones firmado por el Gobierno en funciones de José Luis Rodríguez Zapatero en 2011 (año en el que Tarragona ganó la candidatura), nunca se llegaron a concretar las partidas que debía aportar el Gobierno español.

Comvenio de octubre de 2015

Fuentes del Consejo Superior de Deportes (CSD) consultadas por Crónica Global se han remitido al convenio firmado en octubre de 2015 por el alcalde de Tarragona y el presidente de este organismo, dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, según el cual el Gobierno se compromete a financiar con 3,4 millones de euros los Juegos del Mediterráneo. “El CSD no tiene suscrito ningún otro compromiso con el Ayuntamiento de Tarragona por los Juegos del Mediterráneo”, afirman estas fuentes.

Esta cifra de 3,4 millones responde a una enmienda presentada por el concejal del PP en Tarragona, Alejandro Fernández, a los Presupuestos Generales del Estado para 2016, que inicialmente no preveían ninguna partida para financiar este evento. Ballesteros acaba de cerrar un acuerdo de gobierno municipal con PP y UDC. Fernández asegura que, en este asunto, no hay ningún tipo de fisura, sino un frente común para defender la celebración de la competición. “Tarragona no puede permitirse no hacer los Juegos”, afirma el dirigente popular, quien admite, no obstante, que se necesitan entre siete y ocho millones de euros para apuntalar ese evento. Es optimista, aunque admite que el tiempo pasa y eso crea incertidumbre.

Precisamente el lunes, Ballesteros, el presidente de RTVE, José Antonio Sánchez, y el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco Bravo, firmaron un acuerdo sobre la retransmisión de los Juegos.